Herrera califica como «disparate» la ‘subasta’ del cementerio nuclear

Las localidades de Torrubia (Soria) y Congosto (Palencia) se unen a Santervás de Campos y Melgar de Arriba en su aspiración a albergar el ATC

0

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, reclamó ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que solucione «el entuerto» que provocó con el cierre de la central nuclear de Garoña, antes de pretender el consenso de la Junta ante la posibilidad de establecer en la región un Almacén Temporal Centralizado (ATC) o cementerio nuclear, al que ayer se confirmó que optan cuatro municipios de la autonomía. «Estamos ante un nuevo disparate, una especie de subasta de la cual las comunidades no tenemos ni idea», añadió.

Tras recalcar el «respeto y comprensión a la autonomía municipal», y manifestar que confía en que los primeros ediles de los consistorios que ya se han postulado para albergar el ATC «cuenten con más información sobre el proyecto que la que dispone la Junta», Herrera aseguró que el Ejecutivo regional «no puede aceptar ni rechazar algo que desconoce».

Herrera puso fuera de toda duda la seguridad que puede rodear unas instalaciones de ese tipo, pero aseguró que hablar ahora de la posibilidad de instalar el ATC en Castilla y León «es mentar la soga en casa del ahorcado, después de que una decisión caprichosa del presidente del Gobierno culminara con el cierre prematuro de la central de Santa María de Garoña, diez años antes de lo recomendado por el Consejo de Seguridad Nuclear», y con 1.400 puestos de trabajo perdidos en la zona.

«Si ahora quiere que entremos en el debate que se ha planteado, primero debe deshacer el entuerto que él mismo creó sin necesidad, y dar marcha atrás. Cómo explicaría yo a los ciudadanos que Castilla y León no es el lugar adecuado para mantener operativa una central que reunía las condiciones según los expertos, y sí lo es para acoger esta instalación», cuestionó Herrera.

El presidente de la Junta también opinó que «se deben despolitizar debates de este tipo puesto que afectan a cuestiones serias y que precisan rigor», y apuntó que «nos señalarían por la calle si antes de seguir debatiendo la política energética española no se reconsidera el cierre de Garoña».

Además, Herrera aprovechó su intervención para augurar que la concesión del ATC está supuestamente «teledirigida» hacia uno de los primeros consistorios que se sumó a la puja, en una alusión indirecta al tarraconense de Ascó.