Herrera pide en la UE penalizar a las multinacionales que se deslocalizan

El presidente traslada la “inquietud” sobre “el futuro” de las centrales térmicas regionales

33
El presidente Herrera, se ha reunió con la comisaria de Mercado Interior e Industria, Elzbieta Bienkowska. / europa press
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, reclamó en Bruselas la necesidad de imponer mayores exigencias y penalizaciones para las multinacionales que reciben ayudas públicas para su establecimiento y luego deslocalizan el empleo fuera de la Unión Europea.

“Deberían incrementarse las exigencias, las penalizaciones, los plazos para el caso de multinacionales que han recibido apoyos públicos”, defendió Herrera en declaraciones a la prensa al término de su encuentro en Bruselas con la comisaria de Industria, Elzbieta Bienkowska, solicitada a raíz de la crisis que provocó el anunció del cierre de la planta de Vestas en Villadangos del Páramo en León, que recibió ayudas públicas “muy importantes” de la UE, del Gobierno nacional y la Junta hace doce años para su establecimiento, incluido “en los últimos años”.

Herrera recordó que “felizmente hoy esa crisis” se ha “superado” gracias al diálogo social, a la Fundación Anclaje y el Protocolo en vigor para hacer frente a emergencias como la del fabricante danés de aerogeneradores, así como a la colaboración “desde el primer momento” entre el Gobierno central y la Junta para hacer posible “una alternativa industrial mejor”, pero, insistió, en que hay otros casos no resueltos como el de la multinacional de aluminio Alcoa, que ha tomado “decisiones similares” para cerrar sendas plantas en Galicia y Asturias “sin mayores explicaciones, justificaciones, sin otras alternativas”, insistiendo en que, le “consta”, que los Gobiernos autonómicos de ambas comunidades “están luchando denodadamente” para lograr “una solución lo más adecuada posible”.

“Hemos planteado que debían de alguna manera fortalecerse e incluso ampliarse las exigencias y plazos para que aquellas empresas que han recibido apoyos públicos para su establecimiento tomen estas decisiones”, explicó y que el “principal” problema de la industria son las deslocalizaciones.

Ampliar los plazos

El presidente de la Junta de Castilla y León insistió en que “no puede tolerarse” que estas empresas reciban “apoyos públicos” y “se les de facilidades también en el tiempo para que se deslocalicen”, insistiendo en la necesidad de ampliar los plazos “asociados” a las ayudas para mantener “esos empleos” en el territorio.

“Si en este momento, la normativa europea marca un plazo de cinco años desde la última recepción de ayudas públicas para el mantenimiento de las condiciones de empleo, no pasaría nada, desde nuestro punto de vista, si esos plazos, junto con otras medidas también se ampliarán. Nosotros entendemos que deben ampliarse”, incidió sin concretar el plazo.

“Tiene que haber un límite, nos guste o no nos guste”, concedió, al tiempo que admitió que se trata de un “equilibrio” que es “muy complicado”, ante la necesidad de garantizar el libre mercado y el acceso “fácil” de los inversores internacionales a los mercados europeos.

Herrera tampoco aclaró si se podrían contemplar exigir la devolución de estas ayudas públicas a las multinacionales que se deslocalicen, pero insistió en que “esas ayudas públicas están asociadas a un intangible”, “un valor todavía más importante” que el empleo directo como es el “conocimiento” asociado al empleo industrial. “Cuando se deslocaliza la industria significa que se deslocaliza también el conocimiento”, avisó.

El presidente también insistió a la comisaria de Industria sobre la necesidad de exigir “unos certificados” que acrediten que las empresas que se han deslocalizado fuera pero cuyos bienes de equipos se siguen importando en Europa cumplen “las mismas condiciones de carácter social, laboral, medioambiental que se exigen en Europa”, que son “muy exigentes”. “Porque si no estamos favoreciendo esa incongruencia”, justificó.

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, explicó que la Junta pidió a la comisaria “reflexionar” en un “arancel que hay que poner a los productos transformados” porque ahora hay “aranceles a la materia prima”, es decir “al acero” pero “muchas” empresas lo que traen es “ya el componente modificado”, que “no paga arancel”.