Herrera espera que se apruebe este mes el plan contra la despoblación

De Santiago-Juárez recuerda que Castilla y León fue la primera comunidad en elevar el problema de Estado ante la Unión Europea

73
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en un acto anterior.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en un acto anterior. / EFE
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, confía en que el Gobierno central apruebe a lo largo de este mes de mayo la Estrategia Nacional contra la Despoblación tal y como comprometió la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Herrera se refirió a este asunto durante su visita a la ampliación de la planta de la empresa AMRI en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), donde confió en que este mismo mes esta Estrategia sea analizada por la Comisión Delegada.

No obstante, señaló que la posibilidad de bajar la ratio para mantener las escuelas rurales con tres alumnos sería una nueva contribución al medio rural desde un “mayor esfuerzo” de la Administración que, como recordó, ya lo hace manteniendo centros con cuatro alumnos.

Por su parte, el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, realizó una férrea defensa de la política de la Comunidad en materia de despoblación, un problema que, según aseguró, “no es único de Castilla y León”, sino que afecta a toda España y también al conjunto de Europa.

De Santiago-Juárez, que visitó la localidad de Villalpando (Zamora) para participar en una sesión del Consejo de Dirección Abierto, denunció que la oposición “encabezada por el PSOE” ha tratado de culpar a la Junta de este problema. “Utilizaron desde el principio el tema de la despoblación para tratar de desgastar al Gobierno, pero parece ser que no les ha funcionado muy bien porque siguen donde siguen”, señaló.

En este sentido, el vicepresidente ensalzó el trabajo realizado por la Junta para abordar el reto demográfico. “Hemos trabajado sin descanso para tratar de poner medidas. Primero nos unimos con aquellas comunidades con el mismo problema que nosotros, que somos siete en toda España. Después revisamos nuestra agenda para ver qué cosas se podían mejorar. Y por último, elevamos la despoblación a problema de Estado y de la Unión Europea”, afirmó.

Una política en la que Castilla y León ha sido “pionera”, tal y como señaló el consejero de la Presidencia. “La Junta ha conseguido que la despoblación esté en la agenda del Gobierno nacional, porque esa fue nuestra propuesta. La posición interesada es la de decir que el problema demográfico es un problema de la Junta, pero eso no es así. Es un problema de toda Europa al que la Junta ha sido la primera en dar respuesta a través de un dictamen en la Unión Europea”, indicó.