El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, valora que el Estatuto de Autonomía aseguró las libertades en la región.
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, valora que el Estatuto de Autonomía aseguró las libertades en la región. / e.P.
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, recordó, en el acto de homenaje a procuradores de las Cortes que se desarrolla en Tordesillas (Valladolid), que el Estatuto de Autonomía llegó a Castilla y León para “asegurar las libertades” y también para “un sano ejercicio de autonomismo” que ha permitido profundizar en democracia y progreso material. Así lo expresó Herrera en unas declaraciones realizadas antes de participar en el acto de homenaje, incluido en la programación del XXXV aniversario del Estatuto de Autonomía y en el que también se conmemora la próxima efeméride de los 40 años de la Constitución Española de 1978.

El presidente de la Junta recalcó que se trata de un “día de celebración” y de “constatación” de que “la principal innovación” de la Carta Magna, que señaló que fue el modelo autonómico, también llegó a Castilla y León para “asegurar las libertades y la igualdad de los ciudadanos”.

Igualmente, subrayó, la norma estatutaria supuso también “un sano ejercicio del autonomismo” que, incidió, “ha permitido profundizar en democracia y progreso material”.

Diálogo

Por otro lado, la que fuera presidenta de las Cortes en la VIII Legislatura y actual consejera de Cultura, Josefa García Cirac, defendió que el Parlamento regional debe ser “ayer, hoy y siempre” lugar de diálogo, respeto y encuentro, al tiempo que aseguró que el avance del Estado de Derecho está ligado a parlamentos fuertes” algo que lleva “a gala” Castilla y León, “cuna del parlamentarismo”, recalcó.

Así lo puso de manifiesto durante su intervención en el homenaje que se rindió ayer a quienes fueron procuradores en las Cortes en las nueve legislaturas en un acto que se celebró en el Monasterio de Santa Clara de la localidad vallisoletana de Tordesillas.

García Cirac realizó una “capitulación” de lo que fue la VIII Legislatura y recordó que el objetivo fue ocuparse de “los protagonistas y quienes dan sentido a las instituciones”, los ciudadanos así como los cerca de 200.000 castellanoleoneses desempleados “que vivieron junto a sus familias situaciones difíciles” por lo que fueron destinatarios de un importante número de iniciativas parlamentarias.

Fue una legislatura, continuó García Cirac, que se trabajó en un proyecto de Comunidad y en el que se tuvo presentes a los 2.248 municipios de la Comunidad de Castilla y León y al conjunto de sus habitantes.