Herrera defiende las actuaciones de la Junta sobre las cajas de ahorro

El presidente cree que el Gobierno autonómico ejerció “correctamente” sus competencias

38
20 01
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. / europa press
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, defendió ayer que el Ejecutivo regional ejerció “correctamente” sus competencias respecto a las extintas cajas de ahorro de la Comunidad a pesar de que, según admitió también, no siempre fueron claras y recordó que estaban limitadas por el regulador y por el supervisor estatal, a lo que añadió que en casos concretos como las preferentes la Junta tenía limitadas sus competencias.

De este modo respondió ayer el presidente de la Junta al portavoz del Grupo Podemos, Pablo Fernández, que se ha recordado que, salvo PP y PSOE, el resto de los grupos parlamentarios han coincidido al apuntar que la Junta tuvo “algún grado de responsabilidad” en la desaparición de las cajas de ahorros.

Tras expresar el “máximo respeto” al dictamen de la Comisión de Investigación sobre las cajas que espera “con interés”, Herrera acusó a Fernández de mantener a día de hoy las mismas conclusiones que adelantó cuando se iniciaron las comparecencias en la citada comisión por lo que ha lamentado la pérdida de tiempo y de recursos públicos por el “puro postureo” e “interés electoral” de Fernández al que recordó que el programa electoral de Podemos de 2015 no hacía referencias a las cajas.

Herrera acusó a Fernández de actuar “al dictado” de su jefe de filas, Pablo Iglesias, para insinuar sobre la amistad del secretario general de Podemos con las entidades financieras que le han dado un “trato preferente” para la adquisición de su chalet y para recordar que Podemos duplicó el impuesto de las hipotecas en Aragón.

El presidente de la Junta se reafirmó en que el Gobierno de Castilla y León actuó con “anticipación” y “con rigor” cuando planteó cambios en el sistema de las cajas en el año 2007 a través de un modelo que, además del apoyo de PP y PSOE, estaba respaldado por Cecale, CCOO y Csica.

“No era un capricho político sino el fruto de un debate serio y riguroso”, defendió Herrera, que valoró que la Junta no se haya limitado a “llorar sobre la leche derramada” sino que haya apostado por llegar a acuerdos con los integrantes del nuevo mapa financiero con la puesta en marcha de la Lanzadera Financiera con “resultados del todo satisfactorios”.

Tras este cara a cara Fernández se levantó de su escaño para entregar a Herrera documentación sobre las conclusiones de la Comisión de Investigación de las cajas que confirman, a su juicio, el espolio y el saqueo de las cajas en las que pactaban PP y PSOE a los que acusó de haber amparado los derroches, el despilfarro y el descontrol de los órganos de gestión mientras hacían el Don Tancredo y permanecían “ciegos, mudos y sordos”.

Fernández parafraseó a Maquiavelo para reprochar el mal ejemplo de la Junta por no haber cumplido sus propias leyes para acusar a Herrera, “que no es un iletrado”, de no haberse interesado por lo que ocurría en las cajas.

Por último, aprovechó para reprochar a Herrera que con su comparación con una muñeca diabólica en el anterior pleno hace un “flaco favor” a la política y a la sociedad convencido de que fue una “expresión machista”.

Impuesto hipotecario

El procurador del Grupo Podemos Félix Díez Romero pidió a la Junta de Castilla y León que legisle para que los bancos devuelvan a las familias con efecto retroactivo el dinero que deben por el cobro del impuesto de las hipotecas y que cifró en una media de 3.000 euros por familia.

Sin embargo, la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, cargó contra la “demagogia barata” y contra la “pura ignorancia” del Grupo Podemos por pedir a la Junta que regule una materia que no puede llevar a cabo.

“No me pida a mí lo que la Junta no puede hacer”, aclaró Del Olmo a Díez Romero al que ha recordado que, a día de hoy, el Gobierno de Castilla y León sigue sin conocer el decreto del Gobierno sobre el impuesto de las hipotecas. “Ya me lo pasará, con tantos papeles que nos pasan”, ironizó Del Olmo.

Del Olmo se mostró preocupada en analizar ahora la fórmula para evitar que los bancos, que son el nuevo sujeto pasivo del impuesto, no se beneficien de los tipos reducidos que sí aplicó Castilla y León a colectivos como los jóvenes, las familias numerosas, las personas discapacitadas o las viviendas protegidas, además de las empresas que han puesto un centro de trabajo en la región.