Jornadas sobre el diálogo social en Castilla y León
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, junto a la ministra de Empleo, Fátima Báñez. / efe
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, reconoció en presencia de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, que los datos de cierre de la EPA de 2017 “no son satisfactorios” para su comunidad autónoma por el descenso del número de ocupados en el sector agrícola, “un motor” de la economía de esta región.

“He de decirte, ministra, que no son satisfactorios (los datos de cierre de la EPA) en el caso de Castilla y León porque aunque siendo cierto que descendió en más de 15.000 el número de parados y que nuestra tasa de paro es aún tres puntos inferior a la media nacional; ha descendido también el número de ocupados como consecuencia de un año agrario absolutamente calamitoso”, resumió.

Herrera, que clausuró la ‘Jornada de presentación del Diálogo Social en Castilla y León’ junto a la ministra Báñez en la sede madrileña del Consejo Económico y Social de España (CES), defendió el modelo de diálogo social de su comunidad autónoma y lo destacó como “un ejemplo de democracia participativa que no es incompatible con la democracia representativa” y como “una realidad consolidada” y “una forma diaria de trabajar”.

Además, puso en valor los 17 años de funcionamiento del diálogo social en la región castellanoleonesa y ha celebrado que en 2001 se alcanzase “la confluencia, la visión y el compromiso” necesarios para ponerlo en marcha.

“Concertar es una forma de gobernar”, expresó Herrera en referencia a la negociación en el marco del diálogo social que protagoniza desde 2001 la Junta de Castilla y León con los sindicatos. En este sentido, el presidente autonómico ha garantizado que desde que existe el diálogo social se han alcanzado “casi cien acuerdos en materias concretas” a los que según él próximamente se sumarán nuevos compromisos.

El jefe del Ejecutivo de Castilla y León ha compartido el concepto de “legitimidades cruzadas”, enunciado en la jornada de ayer por el secretario general de CCOO, Unai Sordo, al entender que la democracia representativa permite la destinación de partidas de los presupuestos regionales al diálogo social, que “sale fortalecido” como “ejemplo de democracia participativa”.

Así, el presidente de la Junta ha asegurado que con la incorporación del diálogo social al Estatuto de Autonomía y su posterior desarrollo en una ley orgánica, el diálogo social “ha llegado para quedarse” con “su valor como actor de cohesión, estabilidad y desarrollo”.

Además, subrayó que el diálogo social ha sobrevivido “tiempos de bonanza económica y de crisis”, así como “tiempos de mayoría absoluta” del PP (partido del presidente) y tiempos en los que carecía de ella.