El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante el último acto institucional.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante el último acto institucional. / jcyl
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, defendió ayer el impulso de un sistema de protección para avanzar en la conciliación de la vida familiar y laboral que sirva de nicho de empleo para jóvenes, un asunto que avanzó como medida para luchar contra la despoblación, un reto demográfico que debe abordarse y en el que el presidente ha insistido en la Jornada ‘El futuro del trabajo que queremos en Castilla y León’.

En este foro Juan Vicente Herrera, ante los representantes del Diálogo Social y de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), recordó la pérdida de habitantes en la Comunidad como uno de los principales problemas que se deben abordar de cara al futuro, por lo que defendió, con la base del Informe sobre Demografía, aprovechar la denominada ‘economía de plata’ desde fórmulas que complementen lo público y lo privado, a lo que ha sumado el trabajo que se puede generar en torno a la atención a la dependencia.

A esto ha sumado la apuesta de la Junta por la conciliación de la vida familiar y laboral, para lo que el Gobierno regional prepara ya una Proyecto de Ley con medidas concretas para favorecer estas situaciones. No obstante, en la jornada celebrada en Valladolid defendió el impulso de un sistema de protección que a su ver genere nuevos puestos de trabajo para jóvenes que, además, supondría un respaldo para las familias en “los momentos de mayor dificultad en la crianza de sus hijos”.

El presidente de la Junta analizó en esta jornada los “interrogantes” del futuro en el mercado de trabajo, una situación en la que se ha mostrado convencido de que las políticas que se impulsen en todo caso deberán ser consensuadas porque el Diálogo Social mejora la “competitividad”.

No obstante, Herrera destacó la importancia de “avanzar” ante el escenario de “cambios profundos” que se esperan para los próximos años y que provocarán la IV revolución industrial basada en la economía 4.0, una situación ante la que, como ha defendido, España y Castilla y León “no puede perder el tren”, para lo que se debe apoyar la “adaptación de las empresas” con ayudas a la incorporación tecnológica.

A esto ha sumado la necesaria reconversión del sistema educativo y de las políticas de formación, un campo en el que, a su juicio, se debe incidir en la FP en formación dual y en un nuevo mapa de titulaciones. El presidente de la Junta destacó además la tendencia hacia una economía “más sostenible”, un punto en el que ha recordado que Castilla y León es una de las regiones que más contribuye a la lucha contra el cambio climático. Sin embargo defendió una “transición justa” sin olvidar las necesidades de las “amplias comarcas” que dependen del carbón, un aspecto sobre el que ha exigido “sensatez”.

Mundo rural y urbano

Por último, Juan Vicente Herrera ha reconocido que este proceso de cambio “acelerado” afectará de forma “diferente” al mundo rural y al urbano, por lo que ha defendido el impulso de acciones para que esta revolución llegue también al mundo rural, ya que la tendencia avanza hacia la comercialización de productos “más adaptados a los deseos de los consumidores”.

Por su parte, el director de la Oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto Sainz, consideró que las acciones que se impulsen hacia esta IV revolución industrial deben tomar como base el trabajo “decente” y la “justicia social”. En su intervención en el acto de apertura de la jornada celebrada ayer en Valladolid Nieto reconoció que “algo está cambiando” y advirtió que se avecina una época de “transformaciones muy profundas”.

Así, el director de la Oficina de la OIT en España, organización que en 2019 celebrará su centenario, señaló que estas modificaciones se basarán principalmente en las nuevas tecnologías, desde la necesidad de impulsar la “digitalización, automatización y robotización” de las empresas. Además de estos cambios hacia la industria 4.0 Nieto insistió en el cambio climático y a la tendencia hacia el “abandono” de los combustibles fósiles. “Algunos sectores van a desaparecer con los consecuentes cambios en el empleo”, reseñó, tras lo que advirtió de que las distintas tendencias hacia otras fuentes de energía obligará a avanzar en la gestión.