Hacienda madura un nuevo sistema para gestionar la contratación sin papeles y ahorrar costes y trámites

El programa, primero de este tipo que desarrolla una administración, costará 6,5 millones, dará resultados en 12 o 18 meses y afectará a contratos por valor de 2.300 millones de euros

1

La Consejería de Hacienda ha comenzado ya el desarrollo de un nuevo sistema integral para la gestión de la contratación con la administración autonómica, con el que se pretende, por un lado, modernizar el actual modo de contratar para que, internamente, se consiga agilizar toda la tramitación administrativa de los expedientes y, externamente, facilitar el acceso y las relaciones con los proveedores, así como hacer más rápidos los pagos, ahorrar costes a la Administración, propiciar la sustitución progresiva del papel por registros telemáticos y garantizar la transparencia del proceso.

Según los datos de la Consejería de Hacienda, esta nueva «cultura de la contratación» afectaría en 2009 a contratos por valor de 2.300 millones, es decir, el 20 por ciento del presupuesto autonómico y, especialmente, será útil para los denominados contratos menores, aquellos que suponen poca cantidad de dinero, pero que sirven para pequeñas compras como el material de oficina o los alimentos de las residencias públicas, que suman 500 millones.

En este último caso, el objetivo sería reducir los costes un cinco por ciento, lo que ya permitiría un ahorro de 25 millones de euros, según explicó la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien reconoció la complejidad del proyecto, dada la gran variedad de expedientes con los que trabaja la Junta y el hecho de ser la primera administración en ponerlo en marcha.

Las operaciones afectadas por este nuevo sistema son los contratos de servicios, suministros y obras de la Junta, así como la concesión de obra pública, de gestión de servicios y los contratos administrativos especiales y privados. Además, incorporará los que efectúa la central de compras de la Comunidad y los derivados de los acuerdos marco.

Esta nueva fórmula de contratación se sustentará en un gestor informático de expedientes de contratación que permitirá toda la tramitación interna de los procedimientos y también servirá de soporte para las relaciones de la Administración con terceros, mediante la utilización de técnicas de administración electrónica. «El sistema debe incorporar que toda la tramitación de un expediente se efectúe sin un solo papel, desde la orden de inicio hasta la conformidad y el pago por parte de la Administración, para que todo esté informatizado», relató la titular del departamento de Hacienda de la Junta.

Para ello, el modelo contará con un portal de contratación, un tramitador de expedientes, un registro informático de contratos y un módulo para la designación de representantes de la intervención general. Además, deberá estar integrado en una plataforma de administración electrónica que, por ejemplo, permitirá la interacción con los programas de contabilidad de la Consejería. En un plazo de entre 12 y 18 meses, Hacienda espera tener los primeros resultados.

Todo este entramado informático se implantará de forma progresiva en la Administración a lo largo de los próximos 36 meses y tendrá un coste de 6,5 millones, según consta en la orden de convocatoria del concurso, publicada ya en el Bocyl y en el Boletín de las Comunidades Europeas (DOUE) para que las empresas informáticas presenten sus ofertas. Está previsto que en una segunda fase, el modelo sea mejorado con aquellas aplicaciones que la utilización del mismo haga necesarias, como puede ser el diseño de fórmulas para subastas electrónicas. El modelo deberá estar basado en la plataforma SAP.

Pilar del Olmo aseguró que con este plan se da cumplimiento al compromiso del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de modernizar la gestión de la contratación administrativa y se da un paso «relevante» en el objetivo de lograr «una Junta sin papeles».

En este sentido, la Consejería ya publicó el pasado 20 de marzo unas directrices vinculantes para todos los órganos de la Administración sobre esta materia en la que pide la colaboración de todas las consejerías, organismos y entes públicos de la Comunidad para la implantación del sistema y advierte de que será obligatorio en todos los departamentos salvo en la Gerencia Regional de Salud, que contará con uno propio e incardinado en este nuevo modelo.

El primer paso para la extensión del sistema será implantarlo como experiencia piloto en un departamento. En estos momentos, la Consejería de Hacienda baraja hacerlo en la propia Consejería, con un nivel de contratación reducido, o bien establecerlo en la Consejería de Fomento o en la Gerencia de Servicios Sociales. A partir de estos primeros estudios, se irá extendiendo progresivamente.

La implantación del sistema, que extenderá la denominada ‘firma electrónica’ a todo el ámbito de la administración autonómica, obligará también, según la consejera, a cambiar «la cultura de contratación» de los trabajadores públicos para lo que su implantación irá paralela a un proceso de formación del personal de la Administración involucrado.