Encuentran 10 cadáveres de perros con signos de haber sido ahorcados

9

La Guardia Civil imputó en Zamora a una persona como supuesta autora de un delito de maltrato o abandono de animales domésticos, tras hallarle una decena de perros muertos con evidencias de ahorcamiento.

El descubrimiento llegó después de que los agentes tuvieran conocimiento de la existencia de una ‘tuda’ (oquedad subterránea excavada en el terreno) en la zona de La Guareña con cadáveres de animales, posiblemente perros.

Ante esta situación, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) inició las correspondientes diligencias de investigación con la finalidad de averiguar la cantidad, especie y causas de la muerte, así como el autor de los hechos.

Una vez abierta la tuda se pudo observar la existencia de al menos 10 cadáveres de cánidos, los cuales fueron cuidadosamente desenterrados y posteriormente, con la ayuda del lector de microchip, se comprobó que dos de ellos se encontraban identificados.

Uno de los perros identificados, de raza galgo, tenía todavía una cuerda de color negra anudada mediante lazo corredizo al cuello, evidencia de haber muerto como consecuencia de ahorcamiento, mientras que el segundo de los animales identificados pertenecía era un braco y se pudo comprobar la existencia de un orificio en un costado del animal. Otro de los animales encontrados (también galgo y sin ningún tipo de identificación), tenía alrededor del cuello una cuerda con nudo corredizo.

De las diligencias de investigación practicadas y a través de los datos aportados de la lectura de los microchip, se pudo conocer la identidad del propietario de uno de los animales, por lo que se le imputó un delito de maltrato o abandono de animales domésticos, que está castigado en el vigente Código Penal, con penas de hasta un año de prisión.

La investigación sigue abierta para ver si hay alguna otra persona implicada.