El Supremo anula la ley que permite la estación de esquí de San Glorio

La sentencia afirma que es inconstitucional, algo de lo que se felicitan los ecologistas

El Tribunal Constitucional acordó declarar nula la Ley de la Junta de Castilla y León que permitió la ubicación de estaciones de esquí alpino en el Parque Natural Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre Montaña Palentina, en concreto en San Glorio.

La resolución, con los votos de nueve de los doce magistrados que lo integran y el particular discrepante de otros tres, entre ellos el de su presidente, Francisco Pérez, estima así la cuestión de inconstitucionalidad elevada por la Sala de lo Contencioso-Aministrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de forma que entiende que dicha normativa “es inconstitucional y nula”.

De hecho, el Tribunal Superior de Justicia, como ahora confirma el Constitucional, consideraba que dicha normativa era contradictoria con varios artículos de la Constitución que tienen un contenido “prácticamente idéntico” a la Ley que aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre y que fue declarada “nula de pleno derecho” por el Alto Tribunal de Castilla y León.

Fueron Seobirdlife, Adena WWF y Fundación Oso Pardo (FOP) quienes pidieron que se plantease cuestión de inconstitucionalidad contra la citada ley, petición a la que se sumó la Asociación para al Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria.

De esta manera, el Tribunal Superior de Justicia entendía que la normativa en ningún momento “describe ni justifica las razones imperiosas de interés público” que justifiquen la supresión de la prohibición de instalar estaciones de esquí alpino “que antes se consideraban incompatibles con la conservación del lugar”, prohibición que sí aparecía recogida en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales.

Tras conocerse la sentencia, los ecologistas denunciantes expresaron su satisfacción tras conocer el fallo contra un proyecto que pretendía la construcción en terrenos de Palencia y León de 55,2 kilómetros de pistas, 41 pistas balizadas o 21 remontes, calculándose un movimiento de 27.900 personas a la hora, en un espacio de altísimo valor natural.

Desde el primer momento, hubo unanimidad en que era incompatible con la conservación de los valores naturales de la zona.

FuenteEP  LEÓN
Compartir