El modelo de financiación impulsado por el Gobierno le cuesta a Castilla y León 1.439 millones en su primer año

Fuentes de la Consejería de Hacienda destacaron que ya esperaban esa liquidación, que sólo se ha desviado a la baja en 30 millones respecto a lo comunicado inicialmente.

Castilla y León deberá devolver al Gobierno 1.439,18 millones de euros correspondientes a la liquidación negativa del nuevo modelo de financiación autonómica en su primer año de vigencia, 2009. Los datos publicados ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda reflejan que el total de recursos sujetos a liquidación en 2009 ascendieron a 5.111,85 millones, frente a los 6.551,03 millones de los pagos a cuenta y anticipos satisfechos desde la Administración de Estado a la Comunidad durante el ejercicio de análisis.

El informe precisa que todas las autonomías deberán devolver al Estado a partir de 2012, un montante global de 18.736,46 millones de euros y se verán sobre todo afectadas Andalucía (-4.637,44 millones de euros), Cataluña (-2.478,11), Valencia (-1.707,22), Galicia (-1.600,59), Castilla y León (-1.439,18), Madrid (-1.336,22), Canarias (-1.102,36)), y Castilla-La Mancha (1.033,69).

Fuentes de la Consejería de Hacienda destacaron que ya esperaban esa liquidación, que sólo se ha desviado a la baja en 30 millones respecto a lo comunicado inicialmente a la Comunidad desde el Ministerio. Una cuantía negativa que achacaron al «mal cálculo de la recaudación de impuestos» por parte del Gobierno y «fruto de haber negado la crisis».

En el momento de ese cálculo, en julio 2008, prosiguieron, el Gobierno «negaba la crisis e hizo una previsión muy optimista sobre la recaudación de impuestos». Por último, reseñaron que hoy, durante la reunión que mantendrá el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pedirán que el plazo de devolución se extienda durante diez años, frente a los cinco previstos en la actualidad desde 2012, una solicitud que emanó de Castilla y León y Galicia, inicialmente, pero que harán extensiva todas las autonomías del PP.

En este sentido, el consejero de Economía y Empleo de la Junta, Tomás Villanueva acusó al Gobierno de «perturbar» las cuentas públicas al incumplir los acuerdos de financiación autonómica y negarse a anticipar los fondos que debería.

El documento distribuido por el Gobierno recuerda que se fijaron las necesidades de financiación de la Comunidad en un total de 5.585,04 millones de euros, desglosados entre 1.909,62 millones de IRPF, 994,6 de IVA; 887,16 de impuestos especiales, 486,98 del Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales, 635,72 del Fondo de Suficiencia Global, y 670,96 de recursos tributarios no sujetos a liquidación. Al respecto, estima una reducción del total de recursos sujetos a liquidación del 10,4 por ciento respecto a los de 2008 (5.709.8 millones).

El cuadro de Hacienda fija la liquidación de recursos del sistema y fondos de convergencia en –1.154,78 millones de euros. El informe añade a esa liquidación negativa el total de anticipos de la disposición transitoria segunda para la financiación de los servicios sanitarios, de 284,27 millones de euros, y los ingresos por la compensación de pagos IP de 2009, 0,12 millones, para cerrar el montante global que deberá abonar la Comunidad al Estado a partir del año que viene en –1.439,18 millones.

En concreto, las mayores pérdidas se sitúan en el Fondo de Suficiencia Global (–1.066,23 millones de euros), que refleja la diferencia entre las necesidades globales de financiación de la Comunidad y la suma de su capacidad tributaria, más la transferencia positiva o negativa del Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales.

La liquidación del IVA se situó en -388,11 millones, el rendimiento definitivo de la tarifa autonómica, en -111,93, y los impuestos especiales, en -7,15, cifras negativas a las que se suman 208,15 millones de euros del Fondo de Garantía.

El documento publicado por el Ministerio de Economía y Hacienda sitúa la financiación homogénea por habitante de Castilla y León en 2.568,42 euros en 2009, por encima de la media nacional de 2.365,92 euros. Sin embargo, la capacidad fiscal por habitante en la Comunidad asciende a 1.610,56 euros en el año de análisis, por debajo de los 1.733,30 euros de la media del conjunto de las autonomías.

Castilla y León se situó como la quinta autonomía por financiación por habitante, por detrás de Cantabria (2.971,83 euros), La Rioja (2.798,69), Extremadura (2.702,6), y Aragón (2.589,68). En recaudación fiscal por habitante, la Comunidad sólo supera a Canarias (755,29 euros), Castilla-La Mancha (1.415,12), Andalucía (1.415,82), Galicia (1.441,14), Murcia (1.509,02), y Valencia (1.605,59).

FuenteIcal 
Compartir