El III Plan de Internacionalización persigue aumentar las exportaciones para reindustrializar la Comunidad

La nueva estrategia que ha elaborado la Junta gira en torno al fomento de la prestación de servicios, la I+D+i, las empresas rurales y en captar inversiones foráneas.

0

El consejero de Economía, Tomás Villanueva, confió en alcanzar las 5.500 empresas exportadoras a lo largo de los próximos años, dentro del recorrido del desarrollo del III Plan de Internacionalización 2013-2016, aunque aseguró que no se pone límite «por que cuantas más haya mejor, y existen muchas posibilidades» dentro de las cerca de 170.000 compañías que se encuentran registradas en la Comunidad y teniendo en cuenta que todos los sectores son susceptibles de salir al exterior.

Villanueva, que presidió el Pleno del Consejo de Internacionalización para hacer balance del II Plan, ya finalizado con un total de 4.520 empresas en los últimos años, y para presentar a Cecale y a las cámaras de Comercio las principales líneas estratégicas del III, reiteró la importancia de la internacionalización para ganar competitividad en el sexto año de crisis y en una economía «tan global».

Como dato positivo citó cifras de la balanza por cuenta corriente de España, que en 2005 presentaba un déficit del 10% del PIB que «evidenciaba la falta de competitividad, incubando problemas de gasto y efectos financieros», y que en 2012 «fue casi equilibrado, prácticamente cero», gracias también, según destacó, a las reformas estructurales ejecutadas desde el Gobierno y el ajuste en el gasto. «Por ello todos los analistas ven este año como el punto de inflexión», espetó.

Señaló que el documento del nuevo plan se encuentra en fase de «perfección en varios departamentos de la Junta y enumeró hasta nueve ejes sobre los que girará. Así, destacó que la prestación de servicios cobrará gran relevancia por parte de los profesionales «altamente cualificados» y se dará importancia a la formación de los jóvenes. En segundo lugar, se desarrollará un trabajo de internacionalización por sectores y primarán los cluster «para acelerar la diversificación en las exportaciones». En este sentido, una tercera característica citada por Villanueva fue que se promoverá también la diversificación geográfica.

En cuarto orden, se fomentará la captación de inversores y se iniciará un proceso de reindustrialización y sustitución de empresas que «no han resistido a la crisis». En este apartado, el consejero reconoció que algunos sectores se han debilitado por la situación económica, a pesar de que el tejido empresarial de Castilla y León es muy abierto y la cuota de relevancia de la industria se encuentra por encima de la media nacional. Este proceso se dirigirá a todos los sectores, aunque habló de ejemplos como el maderero, que ha disminuido en la región, donde existe un gran potencial porque el 40% de la superficie se corresponde con montes y bosques. «Trabamos con inversores internacionales para sustituir a empresas de la Comunidad», explicó. También citó el sector químico, «que es potente, pero tiene proyectos debilitados».

Otra de las líneas estratégicas que maneja el III Plan es la puesta en marcha de nuevos instrumentos financieros de apoyo a la internacionalización, como los suscritos con entidades o Iberaval, a las que se suman las del ICO o el propio Gobierno, «a las que la Junta va de la mano con las propias empresas». También apostó por potenciar la I+D+i, necesaria para la competitividad.

Un séptimo eje está relacionado con la vigilancia tecnológica para exportar, y continuar con la colaboración entre Administración, cámaras, Cecale e Icex. Por último, remarcó el impulso que se otorgará a la internacionalización de empresas ubicadas en el medio rural, principalmente las de economía social, como son las cooperativas. Al respecto, recordó que en breve se creará la ADE Rural para «corregir desequilibrios».

Crecer por encima

A la hora de realizar balance del II Plan de Internacionalización 2008-2012, Villanueva ensalzó que en ese periodo el sector exterior de la Comunidad creció un 26%, frente al 17 que experimentó la media nacional. «La inversión extranjera es francamente positiva, con fuertes inversiones de compañías internacionales por ser un destino competitivo». Durante estos años, 4.520 empresas de 25 sectores (1.519 más), a las que se suman 900 de exportación de servicios, participaron en el proceso de salida al exterior, muy lejos de las 300 que decidieron seguir ese camino hace una década. Villanueva comentó que las cifras avalan los resultados de las exportaciones regionales. En los cuatro años de recorrido, las ventas exteriores redujeron 22 puntos porcentuales su dependencia del sector de la automoción, que pasó de suponer el 68 al 46% de las exportaciones de la región. Además, en cuanto a destinos, también disminuyó la importancia en 13 puntos de la UE y se compensó con países de Asia, Sudamérica y África.