El procurador burgalés Ángel Ibáñez (d.) junto al portavoz adjunto del Grupo Popular, Salvador Cruz.
El procurador burgalés Ángel Ibáñez (d.) junto al portavoz adjunto del Grupo Popular, Salvador Cruz. / europa press
Publicidad

El presidente regional del PP y presidente del Grupo Parlamentario Popular, Alfonso Fernández Mañueco, anunció ayer que propondrá al procurador burgalés Ángel Ibáñez para presidir las Cortes a partir del próximo Pleno, previsto para los días 12 y 13 de marzo, desde el convencimiento de que es “la mejor persona” en las actuales circunstancias de interinidad que vive el Parlamento regional desde la dimisión de Silvia Clemente el pasado jueves.

Así lo anunció ayer tras el acto conmemorativo del XXXVI Aniversario del Estatuto de Autonomía en el que el discurso institucional fue pronunciado por el presidente en funciones de las Cortes, Ramiro Ruiz Medrano, quien asumió la responsabilidad al ser el vicepresidente primero del Parlamento.

Fernández Mañueco hizo especial hincapié en la necesidad de dar “normalidad” a las Cortes de Castilla y León y presentó a Ibáñez como “el mejor” candidato posible por su “talante moderado, dialogante y de sentido común” a lo que añadió que encarna los valores de un proyecto renovador además de su “trabajo callado y sin descanso”, capacidad de “compromiso” con los ciudadanos y su “amistad sincera”.

De la Hoz

Según explicó, tanto él como el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, se pusieron en contacto primero con el resto de los grupos para explicar la propuesta del PP que recibió una valoración “positiva”, lo que agradeció el proponente a expensas de lo que votará cada grupo.

Por su parte, Ángel Ibáñez mostró su “agradecimiento” tanto al presidente del Grupo Popular, como al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y a sus compañeros de bancada, con el portavoz a la cabeza, y se comprometió a dar un paso adelante “desde la humildad” y con tres mensajes “muy sencillos”, en referencia a su apuesta por la responsabilidad, la estabilidad y la normalidad.

Así, ante “situaciones sobrevenidas”, el futuro presidente de las Cortes asumió la necesidad de actuar con “responsabilidad” para poder sacar adelante decisiones que sean buenas para Castilla y León, que será su “primera guía” en su tarea institucional, sin olvidar la importancia de dar estabilidad a las Cortes regionales para evitar que su funcionamiento se pueda ver alterado en algún momento.

Por último, hizo un llamamiento a la normalidad ya que, según recordó, en estos momentos hay sobre la mesa hasta 10 iniciativas legislativas por las que hay que trabajar para que se traduzcan en proyectos beneficiosos para los ciudadanos que, tienen que estar “por delante”, de los grupos o de las personas.