El gasto turístico alcanza los 911 millones en el primer semestre

El turismo gastronómico y rural provocan la mejora de los datos que se obtuvieron en 2018

24
El director general de Turismo, Javier Ramírez, durante la rueda de prensa. / Europa press
Publicidad

Los casi cuatro millones de turistas que visitaron Castilla y León durante el primer semestre ha elevado el gasto hasta los 911,7 millones, lo que supone un incremento del 12,6 por ciento respecto al mismo periodo de 2018 que fue “histórico” en el sector.

Un crecimiento impulsado por el auge del turismo gastronómico, que aporta cerca de un tercio del gasto (294,4 millones), y que tiene una implicación directa en el empleo, con un aumento de afiliados al sector, 1.850, lo que supone un 2,44 por ciento más que en el pasado ejercicio.

Todo ello, unido a la consolidación del turismo de interior, donde Castilla y León “refuerza” su posición como primer destino con un crecimiento del 2,57 por ciento (276.647 viajeros).

Así lo señaló el director general de Turismo, Javier Ramírez, que ha hecho balance en el sector durante el primer semestre. Un análisis “más que positivo” que refleja un crecimiento generalizado de “todos los indicadores” con respecto a 2018, un año que, recordó, ya “rompió registros históricos”.

“Las cifras son importantes, pero también lo es la percepción que tiene el turista de nuestra Comunidad Autónoma como destino, con una fidelidad que se refleja en que el 64,6 por ciento de los turistas han repetido visita y que 9 de cada diez recomiendan Castilla y León para visitar”, explicó.

El desglose del informe indica que el número de turistas creció un diez por ciento (3.917.252 viajeros), con un aumento también de más del doce por ciento de pernoctaciones, superando la cifra de 6,5 millones de pernoctaciones en el conjunto de alojamientos de la Comunidad (6.508.207 pernoctaciones). “Estos crecimientos suponen las mejores cifras en este período desde que se tienen registros”, explicó Javier Ramírez.

Estas cifras se tradujeron en desarrollo económico y en creación de empleo. Así, el gasto turístico generado por los visitantes en Castilla y León durante este período ascendió a 911.765.251 euros, lo que supuso un incremento de un 12,6 por ciento respecto al mismo periodo del año 2018. Ello implica un crecimiento de más de 100 millones de euros en este periodo (101.710.869) y supone que cada semana el sector turístico aporta más de 35 millones de euros a la economía regional.

En cuanto a la estructura del gasto turístico, destaca el crecimiento del 43,6 por ciento en el impacto económico generado por el turismo gastronómico con una cifra de gasto en restauración de casi 300 millones de euros (294.495.717 euros), añadió.

Los datos son igualmente positivos en lo que se refiere al turismo internacional, con crecimientos del cinco por ciento en viajeros internacionales (871.347 frente a 831.420 en el mismo semestre de 2018) y del diez por ciento en pernoctaciones (1.303.842 frente a 1.185.987). En definitiva, 40.000 viajeros más y 118.000 pernoctaciones más de un mercado internacional donde destacan los turistas franceses, portugueses y británicos.

TURISMO RURAL

También son “positivos” los datos que ofrece el turismo rural. Así de acuerdo con los últimos resultados publicados por el INE (enero – mayo de 2019), Castilla y León “refuerza” su posición como primer destino de turismo rural de España con un crecimiento en viajeros del 2,57 por ciento (276.647 viajeros) frente al crecimiento del 1,97 por ciento en el conjunto de España.

Este buen comportamiento del turismo rural en Castilla y León en este periodo originó también un incremento superior en el número de pernoctaciones en alojamientos rurales del 3,02 por ciento (561.601 pernoctaciones) frente al 0,61 por ciento de crecimiento a nivel nacional. Estos datos consolidan la posición de liderazgo de Castilla y León que acapara el 20,21 por ciento del total de turistas rurales de España y el 17,51 por ciento de las pernoctaciones.

La segunda posición en lo que a viajeros se refiere, la ocupa Cataluña con una cuota del 11,54 por ciento, mientras que en lo que a pernoctaciones se refiere es Andalucía quien ocupa esta segunda posición con una cuota del 10,39 por ciento del total estatal, si bien estas dos autonomías muestran un “retroceso” en datos frente al crecimiento que experimenta Castilla y León, matizó Ramírez.

En cuanto a la estructura del gasto turístico, destaca el crecimiento del 43,6 por ciento en el impacto económico generado por el turismo gastronómico con una cifra de gasto en restauración de casi 300 millones de euros (294.495.717 euros).