El jardín ambiental es uno de los espacios más destacados y visitados del centro.
El jardín ambiental es uno de los espacios más destacados y visitados del centro. / praecyl
Publicidad

El Centro de Educación Ambiental de la Junta de Castilla y León, PRAE, ha finalizado el año 2018 con un total de 49.148 visitantes, lo que supone un incremento de 3.125 usuarios, un 6,8 por ciento, respecto a 2017 y alcanza así el año de mayor afluencia desde su apertura y se convierte en un “referente” de la educación ambiental en la Comunidad.

Desde 2009, primer año de funcionamiento, las instalaciones, el jardín ambiental o las diferentes actividades y exposiciones han sido visitados por 354.723 personas. De esta forma, los datos del último año suponen cuadruplicar los visitantes de 2009, según apuntó la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en un comunicado.

Así, desde su creación y hasta la fecha el centro se ha convertido en el lugar “de referencia” de la comunidad educativa debido a la buena aceptación de las actividades adaptadas al currículum escolar que se pusieron en marcha en otoño de 2017. Igualmente, lo ha conseguido por el aumento “significativo” de las actividades para ciclos formativos, universitarios y de otros entornos educativos.

Más colaboración

El incremento en la colaboración con la organización Plena Inclusión, la participación en el programa ‘Pajarillos Educa’ y la promoción de visitas a los espacios naturales a través de realidad virtual han sido otros de los aspectos que han situado al PRAE como un “referente” educativo.

Asimismo, recientemente el espacio ambiental de la Junta ha comenzado tres programas de innovación educativa, ‘El Majuelo’, en el que también participa la Universidad de Valladolid y el Proyecto Internacional sobre empobrecimiento y cambio climático a través del arte y la educación (Pieccarte) que, junto al IES Emilio Ferrari, Cassamance (Senegal) y Coímbra (Portugal), organizó un desfile de moda sostenible.

Además, se ha producido el corto ‘Bukine Badiaké: un buen camino’, que fue seleccionado para la 63 Seminci y se desarrolló el proyecto ‘Pajarillos sostenible’, con el que se quiere trasformar este barrio vallisoletano a través de la sostenibilidad.
Los meses de mayo, con 5.407 visitantes, y junio, con 5.529, fueron los de mayor afluencia y la media de usuarios a lo largo del año alcanzó las 4.096 personas al mes, según precisaron fuentes de la citada Consejería.

Campamentos de verano

Igualmente, en el periodo que va de marzo a septiembre se registraron 31.986 visitantes, en coincidencia con un mayor número de visitas escolares y con los campamentos de verano.

En cuanto a la tipología, el 38 por ciento han sido menores de 18 años y el 62 por ciento mayor de edad, fundamentalmente por las actividades de educación ambiental dirigidas a los adultos y diferentes eventos a lo largo del año. El número de grupos guiados, sobre todo los destinados a la formación de expertos y profesionales de ámbitos relacionados con la educación, ha aumentado hasta los 232 grupos, lo que representa un incremento del 44 por ciento respecto a 2017.

Las actividades en el PRAE también han contribuido al desarrollo de la II Estrategia de Educación Ambiental de Castilla y León, en la que se han contabilizado 694 actividades temáticas.

Esas propuestas están relacionadas con la biodiversidad, la energía, el agua, los desequilibrios del planeta, herramientas para la participación ciudadana frente a los desafíos ambientales, mindfulness, bienestar emocional o mercado ecológico, entre otros, y que han congregado a más de 20.000 participantes.