Cs exige al PP apartar ya a alcaldes y otros cargos que lleven ocho años

Ciudadanos presenta sus exigencias a los populares en materia de regeneración democrática

105

La primera exigencia de Ciudadanos en materia de regeneración democrática planteada ayer al PP de Castilla y León consiste en aplicar desde ya la limitación de mandatos de 8 años, lo que implicaría que no puedan aspirar a ser alcaldes o presidentes de Diputación varios de sus dirigentes.

En una entrevista, el candidato de Cs a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, explicó que esta es una “condición sine qua non” para que avancen las negociaciones con el PP, lo que afectaría al alcalde de Burgos, Javier Lacalle; al de Palencia, Alfonso Polanco; y al presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, entre otros casos de altos cargos de Administración.

Es decir, si el PP acepta esta exigencia de Cs, ningún alto cargo del Gobierno autonómico, diputaciones o ayuntamientos de la Comunidad podrá seguir en el cargo si en este momento llevan ya ocho años en el mismo cargo, mientras que no afectaría si cambian de cometido, en el caso de los consejeros o directores generales.

“Ayer la gente leyó el índice y dijo que le gustaba el libro”, resumió en referencia al modo en que se recibió la sintonía inicial que se apreció en la primera reunión formal entre el PP y Ciudadanos. “Lo que no somos ni seremos es el tonto útil de nadie”, dijo sobre la exigencia en regeneración que plantea al PP.

Igea destacó que la limitación de mandatos que se acordó en la anterior legislatura “no es un capricho”, sino que es una forma “eficaz y probada de romper redes clientelares”, por lo que Cs se propuso aumentar el nivel de exigencia que tenía la norma, ya que pretende hacerla efectiva con carácter retroactivo, por incluir esta demanda en el acuerdo.

Esta postura es propia del comité negociador de Ciudadanos en Castilla y León porque “las situaciones son diferentes” entre autonomías y en este caso de gobierno son “32 años por el mismo partido”, lo que en su opinión ha generado “redes clientelares” que hacen “más urgente”.

Insistió en que es un “acuerdo político de gobierno”, que incluye “medidas que van más allá de la ley”, pero avisó de que “lo que es difícil es que el PP argumente que lo que va a ser bueno en 2022 no va a ser bueno en 2020”.

Igea adelantó también la propuesta presentada al PP incluye un “nuevo código ético” para los altos cargos de la Administración, que afectará también a los procuradores, y que implicará, entre otras cuestiones, la existencia de unas “agendas transparentes” y la imposibilidad de que acepten “viajes, congresos, cursos o comidas de ninguna clase ni condición”.

La propuesta de Cs incluye también “una política de medios absolutamente transparente”, con un “reparto objetivo de los planes de medios y la publicidad institucional”, bajo la premisa de que “nadie volverá nunca a levantar un teléfono para decir ‘ojo que tengo el plan de medios’”.

Gobierno

Igea insistió también en que irán “paso a paso” en la negociación sobre la gobernabilidad con el PP, sin entrar de momento en los nombres, porque Cs puede “entrar en el Gobierno” y él quedarse fuera.

Igea insistió en que el esquema de las conversaciones tiene como primer punto la regeneración, y si consiguen un acuerdo proseguirá con el programa de gobierno, el reparto territorial y, por último, “los nombres”. Sobre la pretensión del PP de hacer valer el peso de sus 29 procuradores, Igea recordó que el PSOE consiguió 35: “la lista más votada o está o no está, lo que no puede ser es que hace dos semanas digas la lista más votada y ahora la segunda”.