Competencia multa a Nuclenor por cerrar Garoña sin permiso

La clausura de la central nuclear se adelantó a consecuencia de la reforma fiscal del Gobierno.

0

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sancionó a Nuclenor con 18,4 millones de euros por una infracción muy grave al cerrar la Central Nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) sin autorización y con anterioridad a la fecha prevista.

En concreto, la multa tiene como causa “la reducción, sin autorización, de la capacidad de producción o de suministro de energía eléctrica”. Este expediente sancionador arrancó el pasado 25 de julio de 2013 ya que el cierre se llevó a cabo sin que concurrieran razones técnicas ni de seguridad que lo justificaran, según recuerda la CNMC.

Central operativa

El cese de la explotación de Santa María de Garoña estaba previsto para el 6 de julio de 2013. Sin embargo el consejo de administración de Nuclenor acordó el 14 de diciembre de 2012 “la adopción de las medidas necesarias para la extracción definitiva del combustible nuclear irradiado en la central y su descarga en la piscina de combustible gastado, con el consiguiente cese definitivo de la central con anterioridad”. Así, el 16 de diciembre de 2012 se produjo la parada efectiva.

Según Competencia, “la decisión de detener el funcionamiento de la central y la ejecución de las actuaciones necesarias para la descarga completa del combustible se adoptaron por Nuclenor estando plenamente vigente y operativa la autorización de explotación de la central, y sin que concurrieran las circunstancias de parada previamente programada, ni otras imprevistas de carácter técnico o de seguridad que aconsejaran o hicieran necesaria la parada”.

Ante esta noticia, las reacciones no se han dejado esperar. Así, Nuclenor anunció que recurrirá esta sanción e informó de que la decisión de cerrar fue “responsable” y “la única salida viable” a la situación de insolvencia en que habría entrado la planta tras la aprobación de la normativa que le suponía desembolsar unos 153 millones de euros en enero de 2014 por el nuevo tributo.

Este recurso se basará en las bases que la empresa ha mantenido hasta ahora y que defienden que la parada estaba “incluida en sus competencias” y que no se requería de una autorización especial para dicha acción.

153 millones

Además, en su opinión, la Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética que establecía el impuesto sobre el combustible nuclear gastado “se consideró una causa del todo imprevisible e imprevista” y de “entidad suficiente” como para justificar la decisión.

“Lejos de ahorrarse 150 millones de euros, lo que hizo Nuclenor fue salvaguardar el patrimonio de la sociedad y los derechos de los trabajadores, permitiendo de esta manera mantener una plantilla de más de 600 personas entre empleados de Nuclenor y de empresas colaboradoras (…). En un año en el que la central no ha tenido un solo ingreso por estar parada”, reconocieron.

Ecologistas

Por su parte, Greenpeace consideró que esta multa es “una minucia” para Nuclenor, ya que con la extracción del combustible evitó tener que pagar 153 millones de euros, con lo que no se pueden comparar ambas cifras.

Por último, el consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, señaló que le parecía lógica la multa si no se había cumplido la ley. «Se trata de una multa por haber cerrado sin autorización, si se ha incumplido la ley hay que sancionar», afirmó.