Clemente pide utilizar las virtudes del territorio contra la despoblación

La presidenta de las Cortes cree que potenciar algunos sectores frena la pérdida demográfica

155
21 01
Clemente explica que se presentarán enmiendas para que la despoblación sea una prioridad en el reparto de ayudas. / E. P.
Publicidad

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, abogó por “definir una estrategia frente a la despoblación que tenga en cuenta las potencialidades de cada territorio y se financie con fondos europeos”.

Así lo expresó en una jornada del Grupo de Trabajo sobre despoblación y envejecimiento de los Parlamentos regionales de Europa (Calre) en Arévalo (Ávila), en la que se busca definir una estrategia que haga frente al cambio demográfico teniendo en cuenta las potencialidades de cada territorio y se pueda financiar con fondos europeos.

Clemente, coordinadora del grupo, explicó que se presentarán en el Parlamento europeo enmiendas para que la despoblación sea una prioridad en la distribución de ayudas.

Según señaló, “se trata de apostar por sectores como el agrario y forestal, el alimentario, el industrial de fabricación de vehículos, y el del comercio, alojamiento y hostelería”, sumando entre ellos el 38 por ciento de todo el PIB provincial y el 40 por ciento de todo el empleo de la provincia de Ávila, que son 21.500 empleos de las 54.000 afiliaciones.

También destacó “la necesidad de desarrollar las infraestructuras tecnológicas de banda ancha hasta garantizar su acceso a los territorios más remotos, lo que constituye uno de los servicios esenciales que requiere la población en igualdad de condiciones, tanto de cantidad como de calidad”.

En este caso, se trata de “una actuación especialmente necesaria en el caso de Ávila”, cuya provincia posee 247 municipios de ámbito rural donde reside el 64 por ciento de la población, porcentaje que resulta superior a la media de Castilla y León, según resaltó.

El Grupo de Trabajo sobre despoblación y envejecimiento de los Parlamentos regionales de Europa, que está formado por 18 asambleas legislativas regionales europeas de 6 estados miembros, trabaja a lo largo de este año por una doble vía, ya que por un lado, a nivel europeo, mantienen contacto con las instituciones comunitarias con el objetivo de conseguir que en la UE se tenga en cuenta el fenómeno de la despoblación y se afronte las medidas económicas.