Castilla y León ha perdido en diez años un 26% de sus jóvenes

Las Juventudes Socialistas reclaman a la Junta un “compromiso real” para evitarlo.

Juventudes Socialistas (JSE) de Valladolid reclamó ayer a la Junta de Castilla y León y al Partido Popular un “compromiso real” ante la pérdida de población joven ya que, según sus cálculos realizados con los datos del Instituto Nacional de Estadística de los últimos diez años, entre 2004 y 2014 el número de jóvenes de entre 16 y 35 años ha caído de 667.708 a 530.079, un 25,96% menos.

Así, la secretaria general de JSE de Valladolid, Elena Pastor Blanco, y el secretario de Organización regional de la formación juvenil socialista, Francisco de la Iglesia, vincularon esta caída con el gran número de jóvenes castellanos y leoneses que tienen que salir de la Comunidad debido a la falta de oportunidades de empleo.

“Esta pérdida insoportable no ha estado acompañada por un compromiso real del PP“, censuró Pastor Blanco, que destacó que únicamente en los primeros meses de este año 2014 la Comunidad perdió 11.700 jóvenes de entre 16 y 35 años con respecto al número que existía en el año 2004.

Ante esa situación, la dirigente provincial de Juventudes Socialistas recalcó que la fijación de población y la creación de empleo juvenil deberían ser “prioritarias” para el Gobierno autonómico pero en cambio considera que es “un fracaso”.

Por su parte, Francisco de la Iglesia apuntó que la evolución de la cifra total de población en estos años habría apuntado una tendencia “mínima” a la baja, pues recordó que el número de castellanos y leoneses comenzó a descender “hace dos o tres años” ya que hasta entonces la población se mantenía o incluso crecía ligeramente por la llegada de inmigrantes.

Por eso, subrayó que la caída es “tremenda” con la conclusión de que “uno de cada cuatro jóvenes” que estaba viviendo en la Comunidad en 2004 ya no lo hace en 2014. Ante esta situación, De la Iglesia calificó el problema de “estructural”, con la consecuencia de una “pérdida de capital humano”, lo que supone “el peor resultado para cualquier política de población”.

“No es un problema más, es el problema de Castilla y León y no se soluciona con planes, ni con agendas ni con presupuestos extraordinarios”, insistieron ambos representantes, quienes reclamaron políticas para generar oportunidades que permitan que los jóvenes puedan “quedarse a vivir”.

Por último, De la Iglesia advirtió de que no se trata de un problema “nuevo”, ya que lleva ya diez años afiliado a Juventudes Socialistas y en este tiempo ha denunciado esta situación. “El PP lleva más de 20 años gobernando y no ha reconocido el problema hasta hace unos años”.

FuenteEuropa Press 
Compartir