Castilla y León, Asturias y Aragón piden una reunión urgente con Ribera

Los tres Gobiernos autonómicos reclaman una “transición justa” para la minería que se acompase con la creación de nueva actividad económica y de empleo en las zonas afectadas

53
La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos. / Europa press
Publicidad

Los presidentes de Castila y León, Asturias y Aragón, Juan Vicente Herrera, Javier Fernández y Francisco Javier Lambán, rubricaron una carta conjunta en la que piden una reunión “urgente” con la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, con el fin de abordar el futuro de la minería y una “transición justa” ante el impacto social que supone los cierres de explotaciones mineras y de centrales térmicas en las tres autonomías.

La consejera de Agricultura y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, detalló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el contenido de esta misiva que se acordó por los tres presidentes el pasado 7 de diciembre.

En el escrito los responsables de los tres gobiernos destacan que las decisiones europeas y los compromisos internacionales en materia de lucha contra el cambio climático y transición energética tienen unas consecuencias económicas y sociales “graves y directas” en las zonas dedicadas a la minería del carbón y la producción de energía por las centrales térmicas por su “gran tradición y presencia”.

“Los tres gobiernos venimos manteniendo una posición común para hacer frente a la enorme preocupación que compartimos sobre los duros efectos y los problemas sociales, económicos, laborales y demográficos que la acelerada desaparición de estas actividades está provocando en los últimos años en esos territorios”, trasladó en la carta a Ribera.

Así, los tres dirigentes manifiestan que desde una actitud “totalmente constructiva” y con la “voluntad de colaborar” reclaman una reunión “urgente” para analizar “con detalle” esta situación que consideran “límite”, además de avanzar en la aplicación de medidas que “pudieran favorecer” un “cierto futuro” para estos sectores, “tanto por razones estratégicas vinculadas a la política energética nacional como por razones sociales de pura pervivencia de las comarcas mineras”.

“Sabemos que la Comisión Europea ha establecido que los planes nacionales de Transición Energética que deben presentar los Estados de la Unión deber ser consultados con los territorios afectados y deben prever una transición justa que atienda al impacto social de los cierres de minas y centrales, acompasados a la creación de nueva actividad económica y de empleo que genere alternativas reales y ciertas de vida para las zonas mineras”, concluyen los presidentes en la carta.

Tras detallar el contenido de la carta Milagros Marcos insistió en que lo primero que se plantea es que se “ralentice” el cierre y que se “flexibilice” la devolución de ayudas, así como el apoyo al mantenimiento del carbón autóctono dentro del mix energético. “Lo que se solicita es que se reconsideren los planteamientos”, explicó, tras lo que insistió en la importancia de una “transición justa” con alternativas empresariales que garantice el empleo a los 2.000 afectados.

Por otra parte, Herrera, solicitó además una reunión con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, con la intención de que se produzca en la Comunidad en la segunda quincena de enero como el fin de repasar las cuestiones de Comunidad abordadas entre el presidente y Sánchez.