La Ley establece que la caza debe ejercitarse de “manera racional”.
La Ley establece que la caza debe ejercitarse de “manera racional”. / E.p.
Publicidad

La publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) de la modificación de la Ley de Caza de 1996 para “blindar” la actividad cinegética tras ser paralizada de forma cautelar por el Tribunal Superior de Justicia como consecuencia de un recurso de Pacma permite la actividad en la Comunidad con la apertura desde el lunes de la temporada para cazar zorro, corzo, cabra montesa y jabalí.

En concreto, la Ley publicada ayer establece que la caza es una actividad que debe ejercitarse de manera “racional y ordenada” para que garantice el estado de conservación “favorable” de las especies. Así, recordó que en Castilla y León más del 88 por ciento de su superficie son terrenos cinegéticos y la mayor parte de los mismos, en torno a 78.000 kilómetros, están constituidos bajo la figura de cotos privados de caza.

En la exposición de motivos de la Ley se establece que la actividad cinegética se ha demostrado en los últimos años como la herramienta de gestión y control “más eficaz” de las poblaciones de ungulados silvestres, jabalíes o conejos, que permite reducir los daños ocasionados por esta fauna silvestre sobre los cultivos, la ganadería, los accidentes de tráfico y evitar enfermedades tales como la tuberculosis bovina o la peste porcina africana.
Además, como establece la Ley, la caza es “determinante” para la conservación del patrimonio natural y el equilibrio de los ecosistemas y de la fauna.

Por último, la norma destacó la importancia de la caza en las comarcas rurales de Castilla y León, especialmente las menos industrializadas o pobladas que son las más vinculadas a la actividad económica derivada de la caza, hasta el punto que los ingresos obtenidos de la misma constituyen su “principal” fuente de riqueza y, por tanto, “evitar la despoblación del medio rural”.

En concreto, según se establece en la Ley, desde el próximo lunes 1 de abril se podrá cazar en la Comunidad zorro —se permite durante el ejercicio de la caza de cualquiera de las especies de casa mayor—, corzo —para ambos sexos, desde el 1 de abril hasta el primer domingo de agosto, y desde el 1 de septiembre hasta el segundo domingo de octubre.

Además, las hembras también podrán cazarse desde el 1 de enero hasta el cuarto domingo de febrero—; la cabra montés —desde el 1 de marzo hasta el 30 de junio, y desde el 15 de septiembre hasta el 15 de diciembre— y el jabalí —en el periodo hábil para la caza del corzo, se podrá cazar el jabalí durante el ejercicio de la caza de aquella especie. Además desde el cuarto domingo de septiembre hasta el cuarto domingo de febrero del año siguiente, en todas las modalidades—.

Resto de especies

Para el resto de especies consideradas de caza mayor la orden estableció para el ciervo, gamo desde el primer domingo de septiembre hasta el cuarto sábado de septiembre únicamente a rececho y aguardo/espera; desde el cuarto domingo de septiembre hasta el cuarto domingo de febrero del año siguiente, en todas sus modalidades cinegéticas.

Para el muflón se estableció como temporada de caza durante todo el año únicamente a rececho y aguardo/espera; desde el cuarto domingo de septiembre hasta el cuarto domingo de febrero del año siguiente, en todas sus modalidades.