Los responsables de Educación de la Junta y de la Región de Murcia, Fernando Rey y Adela Martínez-Cachá.
Los responsables de Educación de la Junta y de la Región de Murcia, Fernando Rey y Adela Martínez-Cachá. / E.P.
Publicidad

Castilla y León y Murcia comparten las “fortalezas” de sus sistemas educativos, al tiempo que plantea un intercambio de docentes para “seguir sumando y aprendiendo”.
Así lo señalaron los responsables de la Consejería de Educación de la Junta y la de Educación, Juventud y Deportes de la Región de Murcia, Fernando Rey y Adela Martínez-Cachá, respectivamente en el transcurso de una rueda de prensa encuadrada en las reuniones que han mantenido durante dos jornadas los equipos de ambos departamentos.

Fernando Rey incidió en que este tipo de encuentros, que ya mantuvo con responsables de Educación de Asturias y Galicias, en torno a la escuela rural, de Castilla-La Mancha y Extremadura, sobre la EBAU única, sirven para “intercambiar buenas prácticas”, pero sobre todo, están motivados porque les “encantan aprender”.

Y Murcia, indicó, es una de las autonomías “más interesantes y renovadores” en el campo educativo del país. “Se trata de un departamento que destaca por su innovación, que ha conseguido imprimir una pequeña revolución, repensando procesos, y con un dinamismo y una proyección que merece la pena estudiar”, incidió.

Martínez-Cachá agradeció la “invitación” y confía en que Castilla y León se la devuelva “más pronto que tarde”. En este punto, la consejera ha aclarado que están “repensando”, “reformando” e imprimiendo una “velocidad de crucero elevada” con el objetivo de buscar la “excelencia educativa” y reducir la “tasa de abandono escolar”.

“Tenemos que mirar y aprender de quienes son los mejores para pedir ayuda y consejo y ver que la hoja de ruta que nos hemos marcado es la acertada, de ahí que teníamos claro que debíamos visitar Castilla y León”, puntualizó. En este sentido, elogió el Plan de Refuerzo Educativo castellanoleonés un modelo que comenzarán a “imitar” a partir de julio con clases de refuerzo.

También reconoció que ambos equipos han planteado un intercambio de docentes con el objetivo de continuar “creciendo”, de “sumar” y “enriquecerse” en esta materia.
Martínez-Cachá incidió en el trabajo que está realizando su departamento para reducir la tasa de abandono escolar, que se sitúa en el 25,2 por ciento, cuatro puntos menos que hace dos años. “Aunque es un dato positivo, todavía tenemos camino por recorrer y sabemos que no es un proceso rápido”, mantiene para recordar que las herramientas que están utilizando para abordar el problema pasan por la “potenciación” de la Formación Profesional y los centros para adultos.

“Estamos diseñando la FP desde las empresas y no desde la Consejería”, explicó para ahondar en que se han agilizado los trámites para que las empresas incorporen a los estudiantes en un plazo de diez días. Así, puso como ejemplo la zona de Caravaca, que posee una industria del calzado potente pero no de mano de obra cualificada.

FuenteEuropa Press
Compartir