Carriedo pide que la Estrategia para frenar la despoblación “se haga bien”

El consejero de la Junta de Castilla y León advierte de que se trata de un “serio problema” que sufre el conjunto del país y no sólo las ocho comunidades autónomas del interior

48
El consejero de Empleo de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo. / Europa press
Publicidad

El consejero de Empleo y responsable de las políticas demográficas en la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, expresó su deseo de que la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico comprometida por el Gobierno de la nación para la primavera de 2019 “se haga bien” ya que, según recordó, se trata de un “serio problema” que sufre todo el país y no sólo ocho comunidades del interior.

En su opinión, los últimos datos sobre la evolución de la población en España y sobre aspectos concretos como los nacimientos, que han caído en las 17 comunidades autónomas, certifican que se trata de “uno de los grandes problemas nacionales” como empieza a asumir ya la sociedad española, significó.

El consejero admitió que la comunidad castellanoleonesa registra tasas de natalidad “ciertamente negativas” pero se ha quedado con los últimos datos del INE que sitúan a Castilla y León como el territorio con menor reducción del número de nacimientos a lo que ha sumado la recuperación de saldos migratorios positivos “después de muchos años”.

“Tenemos un serio problema en España en términos demográficos y, por lo tanto, es urgente esa Estrategia Nacional que se pactó hacer en la Conferencia de Presidentes de enero de 2017, es urgente la reforma del sistema de financiación autonómica donde se incorporen criterios demográficos y son urgentes medidas fiscales que tengan en cuenta aspectos demográficos en favor del mundo rural y de los municipios”, reivindicó Carriedo en concreto.

El consejero de Empleo y titular de las políticas demográficas en Castilla y León defendió las medidas de la Junta para paliar el problema de la despoblación que pasan, ha resumido, por la creación de empleo para poder fijar población, por mantener unos servicios públicos de calidad, por las políticas territoriales y de desarrollo rural, donde ha insistido en la necesidad de culminar el proyecto de Ordenación Territorial, y por mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar.