Banca Cívica prevé triplicar en 2013 el beneficio actual de las tres cajas hasta alcanzar los 565 millones

Caja de Burgos, Caja Navarra y CajaCanarias firman el contrato que supone su puesta en marcha formal · A partir de ahora tan sólo faltan las autorizaciones administrativas

2

El Plan Estratégico del Grupo Banca Cívica prevé multiplicar en 2013 por 2,8 el beneficio actual agregado en 2009 a las tres cajas que lo integran -Caja Navarra, CajaCanarias y Caja de Burgos-, de modo que de los 202 millones obtenidos por las tres entidades financieras en esta fecha, el grupo pasaría a un beneficio atribuido de 565 millones en cuatro años. La rentabilidad también se vería impulsada, con un rendimiento de activos que pasaría del 0,48 por ciento en 2009 al 1,27 por ciento en 2013.

Asimismo, la solvencia y, sobre todo, el core capital son dos de los ratios que más se verán reforzados, según el Plan Estratégico, de modo que la previsión es que la solvencia pase de un 13,16 por ciento a un 16,66 por ciento 2013. Mientras, la idea es que el core capital por su parte evolucione de un 8,99 por ciento en 2009 a un 12,46 por ciento en 2013. La capitalización, pasaría de 3.950 millones de recursos propios a 5.238.

Así lo explicaron ayer fuentes del Grupo en un comunicado, tras firmar en Madrid el contrato de grupo entre Caja Navarra, CajaCanarias y Caja de Burgos, que supone la puesta en marcha formal del grupo y que fue autorizada por las asambleas de las tres cajas. El contrato fue suscrito por el director general de Caja Navarra, Enrique Goñi; por el presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo, y por el de Caja de Burgos, José María Arribas. A partir de ahora, tan sólo restan las pertinentes autorizaciones administrativas para que el grupo se ponga en marcha.

«El Grupo Banca Cívica tiene un carácter único e innovador dentro de la reordenación del sistema financiero actual», explicaron, para precisar que su plan estratégico no se basa exclusivamente en la búsqueda de la eficiencia a través de la reducción de costes. «La gestión correcta del gasto es uno de sus puntos importantes, las sinergias y eficiencias fruto de la integración de las tres entidades juegan también un papel relevante en los futuros números del grupo, pero la clave es el plan de crecimiento a través de un modelo de negocio único, la Banca Cívica».

Por estos motivos, precisaron que no habrá recortes «traumáticos» de empleo, según lo acordado en la mesa laboral. Es más, «gracias a la integración y a las sinergias que se producen», se podrán dotar de personas las nuevas unidades de negocio que explotan directamente la estrategia: gestores que van de la mano de las entidades sociales captando clientes para el grupo y recursos para los proyectos sociales. Se trata «de un plan que no se defiende de la coyuntura actual, sino que toma ventaja del la situación de cambio en el sistema financiero para impulsar un modelo nuevo con importantes crecimientos tanto en el mercado nacional, como en el internacional».

Banca Cívica sería la séptima entidad en activos totales, con 45.930 millones; la sexta por fondos propios, con 3.119 millones y la séptima en beneficios después de impuestos, con 202 millones, según datos de cierre de 2009. Sus 4.500 empleados se reparten por las 22 provincias españolas en las que tiene presencia con sus 825 oficinas, sirviendo a más de 1,8 millones de clientes. «La operación se reafirma como el proceso de integración interregional más avanzado dentro de los movimientos de consolidación abiertos en el sector de cajas».

Ávila y Segovia

Este proceso se lleva a cabo de forma paralela a la posible incorporación de Caja de Ávila y Caja Segovia, que firmaron el pasado 9 de marzo el protocolo de intenciones que da inicio a los trabajos, estudios y negociaciones necesarios para su integración en el Grupo Banca Cívica.

Si finalmente Caja Segovia y Caja de Ávila forman parte del Grupo Banca Cívica, éste alcanzará un tamaño de casi 58.000 millones de euros en activos ocupando el sexto puesto en el ranking de cajas; sería la cuarta entidad en recursos propios, con 3.600 millones de euros, y la quinta por beneficios después de impuestos, con 250 millones de euros, según los datos a cierre de 2009.