El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 20-07-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > La ciudad sin murallas
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

La ciudad sin murallas | por Jesús A Marcos Carcedo
foto En La Ciudad sin murallas abordaré temas de actualidad social, cultural y política, pero desde un punto de vista filosófico o de crítica general. Estará muy presente el análisis de los contenidos de películas y de libros de actualidad y de las situaciones políticas novedosas y el comentario de asuntos relativos a la ciencia, la filosofía y la psicología.
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
04/06/2017
Por qué Europa
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
Comentarios: 0
domingo, 7 de mayo de 2017
La idolatría de los cuerpos

   Se habla con frecuencia del culto al cuerpo en la sociedad actual y, sin duda, el cuerpo humano es el ídolo ante el que con más facilidad nos inclinamos todos o casi todos, a pesar de que las buenas maneras exijan que digamos que damos más importancia al interior de las personas (lo suelen decir con mucho desparpajo los participantes en esos programas de gran audiencia que sirven para encontrar pareja). Desde luego, es llamativa la proliferación de gimnasios y de locales dedicados a diversos cuidados del cuerpo, además del interés que despiertan los regímenes alimenticios adecuados para mantenerse en forma o el control informatizado de los pasos y otros de nuestros movimientos con objeto de hacer lo más conveniente para vigorizar nuestro organismo. Ser guapo, joven, musculoso y esbelto son bienes muy preciados. El rostro no queda aparte y se recurre a la cirugía o a las sustancias rejuvenecedoras con tal de no tener una nariz aguileña o unas arrugas encima de los labios. Y si uno se dejara llevar por la publicidad tendría que pensar que su vida carece de sentido porque sólo los anatomías maravillosas transitan por el universo de los objetos deseables.

   Son muchos los que creen que ese culto es un invento de  nuestra época. Nada más lejos de la realidad: repasen la historia de la escultura y seguramente coincidirán conmigo en que el asunto viene de lejos. Pero, sobre todo, les recomiendo que lean el capítulo inicial del libro primero de los Macabeos. Se trata de una narración histórica de lo sucedido en Israel cuando sus costumbres colisionaron con las del mundo helénico, entonces en expansión. Allí donde llegaba la moda griega aparecían de inmediato los gimnasios y la exhibición de los cuerpos desnudos. Incluso se nos ofrece el detalle de que los jóvenes judíos helenizantes se reconstruían los prepucios, en un sorprendente ejercicio (¿cómo lo harían?) de mejora de la imagen.Y, si nos entregamos a lo sugerido por el relato, deberemos concluir que la idolatría o adoración de falsos dioses va acompañada siempre de la idolatría del cuerpo. A los griegos les gustaba representar a sus dioses, afortunadamente para el arte, con anatomías perfectas y, si decayó el valor de aquellos dioses, no es de extrañar que se viniera abajo el prestigio de los cuerpos.

   Pero los ídolos sólo son falsos en cierto sentido. Desde luego, no pueden conceder de manera directa aquello que sus fieles les demandan. Sin embargo, revelan las verdaderas  pasiones de los hombres y les incitan a movilizarse para servirlas. Y la pasión de pasiones es el afán de dominar a los demás, de situarse sobre ellos, de manejarlos a nuestro antojo. Desde ese punto de vista, la veneración del cuerpo, antes y ahora, supone querer poseer simultáneamente la belleza y la fuerza y, con ellas en nuestro poder, imponer nuestra voluntad o nuestro capricho. Cuando admiramos un cuerpo, no veo yo que prime en nosotros la contemplación reposada de lo bello, sino, más bien, la admiración de su poder de seducción, de su capacidad para doblegar la resistencia ajena. En cuanto a la fuerza, suele evitarse considerar que el desarrollo muscular, tal y como se practica en la actualidad y se debió de hacer en el pasado, no sirve tanto a la función estética como a la bélica. Las armas artificiales fueron precedidas por las armas naturales y los brazos son las armas naturales por antonomasia. En las lenguas de nuestro entorno arma y brazo parecen querer decir lo mismo: arm es el brazo de los ingleses. Tener un brazo fuerte, que es lo que se logra en el gimnasio, es garantía de supervivencia. En la vida ordinaria, en el colegio, en la fábrica, en el bar o en la calle no hay nada más universalmente respetado que unos buenos bíceps.

   El culto al cuerpo es, pues, una constante cultural  que no debe verse como una inocua idolatría. Puede ofrecer desarrollos que eleven el espíritu, pero, por lo general, arrastra tras de sí una paralizante limitación de las posibilidades humanas, al mantenernos atados  a la necesidad de prevalencia social. Y esa atadura es la que, desde mi punto de vista, mueve actualmente a la mayoría de sus practicantes.

 

Comentarios:
Publica tu comentario:
 
Título: 
Comentario: 
   (límite 1.500 caracteres)
Nick: 
Contraseña: 
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 

Para garantizar el correcto funcionamiento de las secciones
de participación es necesario registrarse como usuario.
Para ello sólo tendrás que rellenar el siguiente formulario.


Enviando datos

Normas de uso:

Esta es la opinión de los lectores, de la que eladelantado.com no se hace responsable.

Este periódico se reserva el derecho de eliminar los comentarios que sean contrarios a las leyes españolas, que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

No está permitido incluir código HTML.

eladelantado.com agradece su participación y se reserva la opción de trasladar  o no las opiniones a la edición de papel.

Datos de registro:
 
Nick: 
Contraseña: 
Nombre: 
Teléfono: 
E-mail: 
Mostrar
e-mail: 
visible en la web
Web: 
Mostrar web:  visible en la web
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 
De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos
que los datos pasarán a formar parte de un fichero confidencial automatizado y que no serán utilizados con ningún otro fin que el mero registro de usuarios.
Así mismo, se le reconoce, en todo momento, los derechos de acceso, rectificación y cancelación, mediante petición escrita dirigida a:
Webmaster, El Adelantado de Segovia, calle Morillo número 7, 40.002 Segovia
ó a través del correo electrónico: webmaster@eladelantado.com

Tus datos serán confidenciales y podrás mantener tu anonimato de cara a la Comunidad si así lo deseas. De esta forma, el nick o alias que elijas será el nombre que aparecerá como firma en tus comentarios y en los contenidos que envíes a través de Ciudadano @delantado.

Cuando hayas completado el formulario de registro recibirás en tu correo electrónico un mensaje de validación para activar tu cuenta, entrar a formar parte de la Comunidad y aprovecharte de sus ventajas.


     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |