El Adelantado de Segovia
Segovia, martes 03-03-2015 h.

Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > Paseando comentarios
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

Paseando comentarios | por Juan Carlos  Manrique Arribas
foto En este blog pretendo acercar al público mis reflexiones y opiniones acerca de cuestiones ligadas a la actividad física,tanto desde el punto de vista de su organización como desde su puesta en práctica. En especial haré referencia al aspecto didáctico, puesto que una correcta enseñanza ayudará a conseguir mejores deportistas y mejores personas. Por supuesto, sin olvidarme de analizar la actualidad del deporte en Segovia, de sus clubes, deportistas e instutuciones que lo rigen. Y como de un paseo se trata, espero encontrarme a muchos paseantes que se paren un rato a hablar de estos temas conmigo.
¡¡Pincha Aquí!!
Blogs
  BLOGS
Conoce mi comarca
foto por Fernando  Sebastian Alvaro
02/03/2015
Viejos colmenares.Arquitectura vernácula
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
26/02/2015
La belleza de lo útil
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
21/02/2015
El mejor deportista segoviano
      Ver más Blogs
  Encuesta
En su opinión, ¿debe el Ayuntamiento rescindir el contrato del parking de Los Tilos aunque pueda suponer un gasto de hasta 400.000 euros?
Sí.  No.  N.s./n.c.  
sábado, 21 de febrero de 2015

La Asociación Segoviana de Periodistas Deportivos (ASPD) lleva ya varias décadas recogiendo el testigo de una ceremonia que trata de resaltar, valorar y reconocer los méritos de los mejores deportistas de la provincia. Son los periodistas los que día a día recogen los quehaceres, progresos, problemas físicos, económicos y financieros de los jugadores, atletas y directivos de los diferentes clubes. Por tanto, sus decisiones son valoradas como justas tomadas a sabiendas, además de consensuadas por todos sus asociados.

Pues bien, en la Gala de este año se concedieron diferentes reconocimientos en sus diversas categorías. La competencia de méritos fue interesante entre los agrupados en la categoría oro. O sea, los campeones de Europa, los que cumplieron con el ascenso o ganaron medallas en campeonatos de España. Entre todos ellos, el elegido como mejor deportista segoviano de 2014 recayó en un club de gran solera, el CB Nava.

               El mérito del elegido tiene varias interpretaciones. Por un lado, reconocer la valía del ascenso conseguido a la división de plata del balonmano español ganado en las canchas, con un equipo vinculado a una localidad de no más de 3.000 habitantes. Por otro, premiar la constancia, la buena gestión deportiva y económica que temporada tras temporada viene realizando. Con todos estos méritos, su designación como mejor deportista certifica más que un mérito deportivo, una manera diferente de vivir el deporte. Un sentimiento que abarca tanto a los lugareños como al resto de la provincia y a los amantes del balonmano nacional.

               Sin embargo, no todo es agradable en este premio. Hay un lado oscuro, una dificultad que provoca un evidente desasosiego. El deporte hay que realizarlo en las mejores condiciones posibles, sin asumir riesgos físicos y dando una imagen acorde con la calidad de los participantes. Una cancha, y su estado de conservación, como la que utiliza el BM Nava es algo que debe cuidarse. Si el frontón navero ha sido testigo de grandes proezas deportivas y ha acogido partido tras partido a su bulliciosa afición, ahora tiene que dar paso al uso de su pabellón, en fase de construcción. No es de recibo tener a las instituciones responsables paradas sin dar respuesta a una demanda de hace muchos años. Ni a mí, ni a los aficionados al balonmano, nos vale el argumento de la crisis, el ajuste presupuestario o las tiranteces entre partidos. Hay que dar una respuesta inmediata, que es lo más justo y lo que se merece el mejor deportista segoviano, para que se puedan realizar todos los entrenamientos semanales en Nava y para que no se jueguen la vida en cada partido los jugadores por la condensación y las filtraciones de agua en el terreno de juego.

miércoles, 11 de febrero de 2015

El pasado miércoles, 28 de enero, en este mismo periódico apareció un reportaje firmado por el periodista Javier Martín titulado “Un arreglo urgente”. En él se analizaba la situación en la que se encuentra el primer campo de hierba artificial que se instaló en Segovia, el denominado “Mariano Chocolate”. Sin duda, el estado de la instalación, desde su inauguración en 2004, es bastante desolador, tanto para la práctica del deporte del fútbol como para prestar los servicios mínimos de salud e higiene.

Sin duda, la implicación del propio periodista en informar (denunciar) acerca de la situación en la que se encuentra una infraestructura deportiva de la capital es de elogiar. Este breve informe, que venía acompañado de detalles sobre otras instalaciones como las pistas de atletismo “Antonio Prieto”, pone en alerta a los responsables institucionales. Así, la concejala de deportes, Marta Gutiérrez, comunicó posteriormente que se van a acometer reformas tanto en las pistas de atletismo como en el campo de fútbol.

Este tipo de trabajo informativo se utiliza de cada vez más en la investigación en las Ciencias Sociales y se denomina técnica Photovoice. Se trata de un tipo de investigación cualitativa y participativa que parte de la importancia que se da a la imagen visual como un medio para que las personas piensen críticamente en relación a su comunidad. En el caso que nos ocupa, permitiría a los propios usuarios, a los deportistas, entrenadores y aficionados; registrar, mediante fotografías, las fortalezas y preocupaciones de los lugares en donde se realiza la práctica deportiva. Además, facilitaría el diálogo crítico gracias al conocimiento en común de las imágenes y obligaría a los políticos a profundizar en el estado de la cuestión y a tomar decisiones al respecto.

Creo que aunque la información aparecida en el periódico es muy clara y relevadora, quizás habría que dar opción a que los propios usuarios de las instalaciones deportivas hagan sus reportajes fotográficos. Posteriormente, con toda la información recogida, se formarían comisiones constituidas por deportistas, directivos, asesores técnicos y representantes políticos que se reunirían para evaluar el estado de las infraestructuras, plantear alternativas de solución y tomar las decisiones oportunas. Las medidas que se decidan adoptar las tiene que tomar, en última instancia, el consistorio, bien con sus propios recursos o bien buscarlos en empresas privadas de gestión y construcción. En ningún caso deberían ser los clubes, puesto que ellos no son empresas. A ellos les toca informar y transmitir a las autoridades el estado de la situación.

viernes, 23 de enero de 2015

El deporte es un medio ideal para realizar actividades que favorecen las relaciones sociales e interpersonales. Convoca a un buen número de personas que o bien practican la misma actividad o bien disfrutan viendo cómo se realiza. Sin embargo, el hecho de compartir unos mismos intereses no implica que cada uno los viva y sienta de igual manera. El deporte es emoción, incertidumbre, estrategia que cada practicante lo manifiesta con un lenguaje corporal y verbal diferente.

               Los tristes acontecimientos violentos registrados en los aledaños del estadio Vicente Calderón son la culminación de unos malos comportamientos vividos en las gradas durante muchos partidos y muchas temporadas. Asistir a un evento deportivo no debe usarse para generar agresividad, ni verbal ni física. ¿Pero cómo es posible que unos, supuestamente, aficionados de dos equipos de fútbol acuerden un lugar y una hora para pegarse? Nos parece, de inicio, algo que no va a suceder nunca, pero la realidad nos hace advertir que la suma de muchos pequeños detalles va conformando una actitud en las personas cercana a la violencia.

               Administrar niveles adecuados de agresividad es necesario para conseguir los objetivos marcados. A veces, este tipo de actitudes no son reprochadas por los entrenadores, aficionados y familiares; asentándose en el inconsciente como conductas normales, como por ejemplo: dirigirse al oponente con tensión, insultar al aficionado del equipo contrario o al árbitro, hacer burla cuando falla un jugador contrario, criticarse dos jugadores del mismo equipo o responder con una agresión cuando se recibe una falta. Todos hemos visto algún gesto o actitud de este tipo, pero nos cuesta criticarlas, ponerlas en juicio. Lo consideramos muchas veces algo desagradable, pero “normales” y “habituales” dentro de la dinámica del juego.

               El CSD y la LFP han tomado ya cartas en el asunto y han acordado medidas para sancionar estos comportamientos agresivos de los espectadores y sus clubes. Son actuaciones ejemplares con aquellos que buscan en el fútbol satisfacer sus pulsiones. No es suficiente, sigue siendo la parte superficial del problema. La noticia no es captar con imágenes a los componentes de las peñas ultras, sino educar previamente al que va a ver un partido y al que lo juega. Todos unidos, instituciones, clubes, medios de comunicación, técnicos, familiares y aficionados, siempre desde un proceso formativo, deben seguir unas pautas que impidan desarrollar un ambiente excesivamente vehemente y exaltado en el deporte.

sábado, 10 de enero de 2015

La práctica de cualquier actividad deportiva implica una serie de retos personales y colectivos para quien decide implicarse en ella. A veces la propia disciplina conlleva dificultades derivadas de la falta de adaptación a las características morfológicas o de aptitud del practicante. No encuentra fácil su realización, por lo que, habitualmente, suelen dejar de realizar esa disciplina.

               Estamos hablando, por supuesto a priori, que todos aquellos que se inician en cualquier deporte presentan unas características denominadas “normales”. Me refiero por normales a aquellas personas que no tienen diagnosticada ninguna discapacidad física o psíquica. Si alguno o alguna deportista presentara algún problema de este tipo, a las dificultades propias de la disciplina deportiva habría que sumar sus carencias en el ámbito motor, sensorial o mental.

               En el ámbito educativo, los profesionales de la enseñanza están preparados para incorporar en sus clases a todo el alumnado, independiente de sus cualidades físicas, intelectuales o contexto socio-económico. Se entiende que debe incluir en sus prácticas a todos, adaptando las actividades para que cada uno de los estudiantes consiga sus objetivos según sus capacidades. ¿Pero qué pasa con los “otros” alumnos cuando les ofrecemos la posibilidad de participar en un ámbito más competitivo? Pues eso, no participan. La exigencia del resultado conlleva la exclusión de los que ofrecen un bajo nivel por motivos obvios.

               Estos deportistas con discapacidad también tienen derecho a desarrollar sus capacidades atléticas. De ahí que todo aquel que consigue éxito compitiendo entre aquellos que padecen su misma invalidez está consiguiendo sobreponerse no solo al reto deportivo sino también a su inicial deficiencia. La inclusión se hace necesaria en cualquier ámbito y la eliminación de barreras, ya no solo físicas, se hace necesaria. Ejemplos como la creación de la escuela de deporte adaptado por parte del IMD de Segovia o los éxitos de deportistas segovianos como el atleta Javi Soto (mejor deportista sordo del siglo XX por el COE) o el nadador Álvaro de Frutos, campeón de España en 6 disciplinas, nos indican que con una buena gestión y dirección se pueden conseguir también éxitos. El deporte es un buen instrumento para incluir a toda la población, empleemos recursos para ello y que no se convierta en una actividad marginal.

domingo, 28 de diciembre de 2014

36 años han pasado ya de la proclamación de la Constitución que actualmente rige los destinos del nuestro Estado. Un Estado definido por un espacio geográfico que comprende tanto tierras peninsulares como insulares y africanas. La división de este territorio se decidió que fuera a través de unos gobiernos autonómicos, dejando de lado la antigua organización en regiones españolas. En algunos casos se cedió a derechos históricos y fueros ancestrales para agrupar a las diferentes provincias que las integraban. En otros, se impusieron criterios poco convincentes que dejaron comunidades uniprovinciales sin que anteriormente lo hubieran sido y en otros se agruparon muchas provincias creando macrocomunidades.

               Pues bien, el caso que nos ocupa nos lleva a considerar que deportivamente esta distribución del territorio ha conllevado unas incomodidades para todos los clubes castellanoleoneses que hace más difícil poder sacar equipos en las categorías autonómicas. Tener un equipo, sea de la edad y del nivel deportivo que sea, supone grandes quebraderos de cabeza tanto para los directivos de los mismos como de los dirigentes de las diferentes federaciones. Desplazamientos quincenales de entre 100 a 300 kilómetros merman las escasas arcas de las tesorerías. Suponen dificultades a los deportistas para poder compaginar su vida laboral o estudiantil con la propia práctica de la actividad que más les gusta y mejor desarrollan. Las ligas ven reducido el número de equipos participantes por el gran desembolso que tienen que hacer en pagar a las empresas de autobuses y a los árbitros que vienen de otras provincias en concepto de dietas.

               Toda esta situación genera, como ya he comentado, una gran problemática. Siempre se cuestiona la manera de organizar la competición para que se abaraten los gastos. En fin, que muchos deportistas no van a poder realizar la modalidad que más les gusta porque no hay entidades que se vean capaces de cubrir el presupuesto debido a esta diáspora quincenal.

               Segovia, por su ubicación geográfica, siempre jugó sus ligas con equipos de la comunidad de Madrid y con las provincias limítrofes a ella. La decisión tomada por el equipo representativo del rugby segoviano se me antoja la más acertada. Dejar de competir en Castilla y León y pasarse a nuestro destino más habitual de la capital de España. Antes de 1978 esta situación era lo habitual, nos iba muy bien, aumentaba el nivel competitivo y los gastos e incomodidades se reducían considerablemente.

Todos los artículos >>  
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2015  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |