El Adelantado de Segovia
Segovia, sabado 30-05-2015 h.

Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > Paseando comentarios
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

Paseando comentarios | por Juan Carlos  Manrique Arribas
foto En este blog pretendo acercar al público mis reflexiones y opiniones acerca de cuestiones ligadas a la actividad física,tanto desde el punto de vista de su organización como desde su puesta en práctica. En especial haré referencia al aspecto didáctico, puesto que una correcta enseñanza ayudará a conseguir mejores deportistas y mejores personas. Por supuesto, sin olvidarme de analizar la actualidad del deporte en Segovia, de sus clubes, deportistas e instutuciones que lo rigen. Y como de un paseo se trata, espero encontrarme a muchos paseantes que se paren un rato a hablar de estos temas conmigo.
¡¡Pincha Aquí!!
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
20/05/2015
Convicción
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
18/05/2015
Rivera y la cuestión de las generaciones
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
18/05/2015
De títeres y votantes
      Ver más Blogs
  Encuesta
Tras los resultados electorales, ¿Debe gobernar el partido mas votado en municipios y comunidades autonomas?
si  no  
miércoles, 20 de mayo de 2015

Cada uno de nosotros, en nuestro día a día, nos proponemos unos objetivos que pretendemos cumplir. Nos esforzamos en ejecurtarlos, nos concentramos para que la tarea se pueda conseguir con eficacia y analizamos los posibles problemas que nos puedan surgir para resolverlos.

En la actividad deportiva ocurre lo mismo. La competición, que es el contexto en el que se puede comprobar con más nitidez si el camino marcado se va realizando con éxito, a veces nos es satisfactoria y en otros momentos nos hace caer en el desánimo. Por tanto, la preparación del deportista para afrontar los retos competitivos necesita de un trabajo específico de la autoconfianza, que parte tanto del propio deportista, de su carácter y voluntad, como de su entorno de entrenamiento.

Casualmente, esta semana se ha celebrado un acto emotivo que el propio protagonista, Pedro Delgado, evocaba con un paseo en bicicleta recordando el recorrido final de aquella etapa de la Vuelta a España de 1985, que cambió el destino del deportista segoviano. ¿Cómo es posible que saliera bien aquella escapada? Es verdad que un corredor que ocupaba una posición retrasada en la clasificación, corriendo en casa, se le dejara hacer una pequeña aventura para ganar la etapa. Pero las condiciones de la competición se pusieron de su parte: despiste o relajación del líder, Millar, connivencia del pelotón, ayuda de un compañero y, sobre todo, la convicción. Pedro se creyó que podía dar un golpe de efecto, creía en sus fuerzas, poseía una autoconfianza que le llevó a plantearse como objetivo no solo ganar la etapa sino también la Vuelta.

Posteriormente, a lo largo de las sucesivas temporadas, el más carismático ciclista español de todos los tiempos, nos demostró que sabía controlar el estrés competitivo, sabía lo que tenía que hacer en cada momento. En definitiva, estaba convencido de sus posibilidades y analizaba con detalle las de sus oponentes.

Con este ejemplo tan destacable quiero hacer un llamamiento a todos aquellos equipos que se encuentren en estos momentos a punto de afrontar partidos que van a definir el cumplimiento de los objetivos de la temporada. En especial a la  Sego, en su lucha por conseguir un puesto en los Play off y aspirar a ser equipo de 2ª B y al Nava de balonmano, que sin ser un objetivo inicial el jugarse el ascenso, lo tienen a tiro de piedra. 

jueves, 7 de mayo de 2015

El deporte siempre es competición, bien porque se practica para mejorar un registro o marca o bien porque se quiere conseguir un tanto y no recibirlo para así conseguir la victoria. Por supuesto que además de realizar esta práctica física para enfrentarse a otros compañeros, o rivales, según sean considerados los otros, se disfruta, se comparte la experiencia con más personas y se consigue un beneficio tanto motriz como mental.

El hecho de practicar cualquier disciplina deportiva supone aceptar unas normas de juego, conocidas por todos los participantes. El reglamento utilizado es normalmente aplicado en cualquier competición independientemente de la edad, capacidades, contexto o categoría. Respecto a este punto, ya hemos comentado en otras ocasiones que los usuarios no siempre son los mismos y sus demandas competitivas no se ajustan a las expectativas que ofrece la especialidad de turno. De este modo podemos observar cómo los niños y las niñas juegan en campos que los ven enormes, balones y pelotas que los mueven con mucha dificultad o aros y porterías que se perciben lejanos e inaccesibles.

Pues bien, si el medio y los materiales utilizados en cada deporte deben adaptarse a las posibilidades de sus practicantes, para que sigan motivados y no dejen de jugar, también se deben revisar y adaptar las normas de juego.

El caso del fin de semana pasado, con la victoria por 34 a 1 en un partido de fútbol de alevines en Santander, volvió a desempolvar el dilema de la ética de la competición. ¿Es necesario que se dé este tipo de resultados? Seguro que el entrenador del equipo ganador quería que sus jugadores se esforzaran y lo hicieran lo mejor que sabían, por eso entrenan duro a lo largo de la semana. Sin embargo, la demanda del entrenador contrario, pidiendo que aflojara el ritmo ante el desánimo de sus jugadores, hace recapacitar sobre si es justo que estos se sientan “humillados”.

Sin duda, el entrenador del equipo perdedor ha tenido que hacer una gran labor de motivación para hacer volver a los entrenamientos a sus futbolistas, pero si hubieran existido algunas reglas que condicionaran el marcador a partir de cierto resultado seguro que todos hubieran salido más satisfechos.

Afortunadamente, ya tenemos competiciones en Segovia que tratan de mitigar las posibles diferencias que evidentemente siempre existen entre los participantes. Tanto la liga “Diversala” de fútbol sala como la “Avispa Calixta” de baloncesto son buenos ejemplos a seguir, en los que se demuestra que el resultado no lo es todo y que los deportistas son el eje fundamental de la competición.

viernes, 17 de abril de 2015

El nuevo modelo de deporte escolar implantado en los últimos años en la capital segoviana se propone, entre otros muchos objetivos, que todos los escolares y todas las escolares puedan disfrutar de una actividad que, además de ser divertida, potencie los valores positivos del deporte: el aprendizaje de la técnica y la táctica, la socialización, la comprensión de las reglas de juego, el aumento de la motivación por la actividad física, la creación de hábitos saludables o la aceptación de las capacidades tanto de uno mismo como las de los demás.

A través de una metodología innovadora, los entrenamientos llevados a cabo por los monitores, alumnos del Campus universitario y formados en cursos y seminarios específicos, tratan de integrar todos los anteriores valores para que el alumnado participe activamente. Este Programa está supervisado por dos coordinadores, uno para las etapas de Infantil y Primaria y otro para la de Secundaria, que velan por su correcto funcionamiento, además de formar a los monitores.

El trabajo realizado por este proyecto ya ha sido reconocido en diferentes ámbitos científicos con distinciones y premios por su labor desarrollada tanto en el ámbito educativo como deportivo. A estos galardones hay que sumar otro recientemente recibido: el primer accésit de la modalidad “Actividad Física en el ámbito escolar” de los VIII premios que convoca la Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad), promovida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Este Programa Integral de Deporte Escolar en el municipio de Segovia para la franja de edad de 4 a 16 años es una iniciativa de un equipo investigador de la Facultad de Educación de Segovia, que el IMD del Ayuntamiento de Segovia patrocina con un apoyo económico importante en convenio con la propia Universidad de Valladolid.

jueves, 9 de abril de 2015

22 de abril de 1985. En las páginas de este mismo periódico, nuestro compañero de columna, José María Martín, escribió su comentario sobre el último partido en competición oficial disputado por uno de los clubes más antiguos de España en aquellos momentos, el Club Polideportivo Imperio. Se trataba de un encuentro contra el C.B. Obradoiro de Santiago de Compostela, el mismo que está ahora en la Liga ACB. El resultado fue lo de menos, se perdió, pero se vio un buen espectáculo, según el criterio del redactor. Después de narrar los acontecimientos que se produjeron a lo largo de los cuarenta minutos, el último párrafo escrito por el informador se nos antoja demoledor en cuanto a la trascendencia que supuso tanto para el club señero como para el baloncesto segoviano.

Se decía que la temporada se había cerrado con brillantez, se logró la permanencia. Sin embargo, a partir de ese momento se abría un tiempo para ver y mirar qué era lo mejor para el conjunto en la próxima campaña. Y lo mejor no llegó. Caja Segovia, patrocinador principal del club redujo drásticamente la asignación al equipo y empezó a apoyar un deporte incipiente como el fútbol sala, que un grupo de amigos, exfutbolistas, practicaban en sus ratos libres porque el futbol 11 se les hacía demasiado cuesta arriba.

Tras una asamblea de socios, nadie en aquel momento se quiso hacer cargo del Club, por lo que se decidió vender la plaza y mantener el nombre del equipo en la Federación, por si en otra mejor ocasión se pudiera volver a salir a la competición.

Son ya 30 años de ver proyectos baloncestísticos inconclusos, personalistas y sin ganas de aglutinar los esfuerzos para volver a conseguir el nivel deportivo que se tuvo. CBS, Cantalejo, JPM, UDS, Unami, CD Base, Básquet 34 y otros más nombres se han prestado a sacar adelante a jugadores y jugadoras sin más miras que las competiciones autonómicas. Quizás ahora sea el momento de buscar el aglutinador que establezca las sinergias necesarias para captar recursos económicos y humanos. Si hace 75 años fue el Frente de Juventudes, como institución estatal, la que acaparó este reto; quizás ahora el IMD del Ayuntamiento y la Diputación puedan liderar un proyecto de unidad.

La disgregación de fuerzas es absurda en un contexto como Segovia. Hay entrenadores con calidad en todos los clubes actuales como para trabajar en beneficio del baloncesto local. Pero falta un líder que aglutine y por eso se deben de poner de acuerdo las instituciones. Son las que deben velar por recuperar el vigor perdido de este deporte. Es el momento de empezar a llamar a todos los representantes de los clubes y diseñar un plan de actuaciones conjuntas.22 de abril de 1985. En las páginas de este mismo periódico, nuestro compañero de columna, José María Martín, escribió su comentario sobre el último partido en competición oficial disputado por uno de los clubes más antiguos de España en aquellos momentos, el Club Polideportivo Imperio. Se trataba de un encuentro contra el C.B. Obradoiro de Santiago de Compostela, el mismo que está ahora en la Liga ACB. El resultado fue lo de menos, se perdió, pero se vio un buen espectáculo, según el criterio del redactor. Después de narrar los acontecimientos que se produjeron a lo largo de los cuarenta minutos, el último párrafo escrito por el informador se nos antoja demoledor en cuanto a la trascendencia que supuso tanto para el club señero como para el baloncesto segoviano.

Se decía que la temporada se había cerrado con brillantez, se logró la permanencia. Sin embargo, a partir de ese momento se abría un tiempo para ver y mirar qué era lo mejor para el conjunto en la próxima campaña. Y lo mejor no llegó. Caja Segovia, patrocinador principal del club redujo drásticamente la asignación al equipo y empezó a apoyar un deporte incipiente como el fútbol sala, que un grupo de amigos, exfutbolistas, practicaban en sus ratos libres porque el futbol 11 se les hacía demasiado cuesta arriba.

Tras una asamblea de socios, nadie en aquel momento se quiso hacer cargo del Club, por lo que se decidió vender la plaza y mantener el nombre del equipo en la Federación, por si en otra mejor ocasión se pudiera volver a salir a la competición.

Son ya 30 años de ver proyectos baloncestísticos inconclusos, personalistas y sin ganas de aglutinar los esfuerzos para volver a conseguir el nivel deportivo que se tuvo. CBS, Cantalejo, JPM, UDS, Unami, CD Base, Básquet 34 y otros más nombres se han prestado a sacar adelante a jugadores y jugadoras sin más miras que las competiciones autonómicas. Quizás ahora sea el momento de buscar el aglutinador que establezca las sinergias necesarias para captar recursos económicos y humanos. Si hace 75 años fue el Frente de Juventudes, como institución estatal, la que acaparó este reto; quizás ahora el IMD del Ayuntamiento y la Diputación puedan liderar un proyecto de unidad.

La disgregación de fuerzas es absurda en un contexto como Segovia. Hay entrenadores con calidad en todos los clubes actuales como para trabajar en beneficio del baloncesto local. Pero falta un líder que aglutine y por eso se deben de poner de acuerdo las instituciones. Son las que deben velar por recuperar el vigor perdido de este deporte. Es el momento de empezar a llamar a todos los representantes de los clubes y diseñar un plan de actuaciones conjuntas.

martes, 17 de marzo de 2015

El deportista profesional o semiprofesional, aquél que se dedica a practicar una actividad física por la que recibe una remuneración económica, tiene una vida efímera, pero no la biológica. Según la especialidad practicada, su participación se prolongará tanto como haya un club que pague por sus servicios. Hacer el deporte que te gusta, y que además te paguen por ello, es una aspiración para el que se entrena y tiene cualidades que trata de conseguir.

               Normalmente, esta persona, durante su etapa de máximo rendimiento físico, dispone de una vida relativamente fácil y confortable, aunque esforzada por el desgaste físico y psíquico que a veces tiene que soportar. Su preparación técnica y táctica ocupa un número de horas relativamente reducido si las enmarcamos dentro de las 24 horas que ocupa el día. Además de disponer del reconocimiento público al salir habitualmente en los medios de comunicación nacionales y locales.

Sin embargo, este modo de vida tiene los años contados. El cuerpo da de sí lo que da de sí, no se puede mantener el nivel competitivo sin advertir su fecha de caducidad. Por tanto, durante los años en los que se concentran los esfuerzos en conseguir los mejores niveles de rendimiento no se deben descuidar otros aspectos que marcarán la vida post-profesional. Habrá algunos que desearán continuar relacionados con su deporte en tareas técnicas o de gestión. Otros no querrán saber nada y aprenderán otros conocimientos. Muchos invertirán sus ahorros en empresas, negocios o simplemente en “moverlo” en entidades financieras. Y también los hay que dejan pasar el tiempo concentrando todas sus energías en hacer su actividad deportiva lo mejor que saben y pueden.

Como ya he comentado, aunque se intente alargar la vida profesional competitiva todo lo que se pueda, una vez acabe ésta todavía le restará al deportista entre 25-30 años hasta que llegue la edad oficial de jubilación. Muchos son para no haber previsto una salida laboral. Sin duda, aunque no es una garantía de éxito el haber cursado algún tipo de estudio, sí que ayudará, a la hora de solicitar un trabajo, incluir en tu currículum que no solo has sido deportista profesional, incluso de éxito, sino que además tienes conocimientos en otras disciplinas. Tiene que ser muy triste pasar al ostracismo mediático y encima no tener ninguna expectativa de trabajo.

Bien hace nuestro excelente palista David Llorente en compaginar concentraciones y campeonatos con sus estudios de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, aunque sea a distancia. Metido en una embarcación no va a estar toda la vida.

Todos los artículos >>  
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2015  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |