Giulia Camargo y miembros del IEU Music Club actuaron recientemente en el Día de la Creatividad en la Casa de la Moneda. / Roberto Arribas
Giulia Camargo y miembros del IEU Music Club actuaron recientemente en el Día de la Creatividad en la Casa de la Moneda. / Roberto Arribas
Publicidad

Dueña de una melodiosa a la vez que potente voz, la brasileña Giulia Camargo cautivaba al medio centenar de jóvenes que abarrotaba ese día una de las salas de la Casa de la Moneda. Su voz era a veces templada y dulce, otras grave y profunda, carismática.

Esta joven cantante y compositora, estudiante de Comunicación en IE University, actuaba junto a sus compañeros del IE Music Club en el Día de la Creatividad. Mientras cantaba, Giulia sostenía en su mano el móvil, al que siempre recurre para no perderse en la letra de la composición. “Tengo mala memoria y cuando canto llevo mi smartphone; pero cuando toco la guitarra no lo necesito”, se sincera con los que estamos esa tarde con ella y nos ofrece una sonrisa cómplice. Nadie que asista una actuación de Giulia queda indiferente: es pura pasión.

La voz de Giulia Camargo no es fruto de la casualidad. Además de un talento innato, lleva quince años, es decir, la mayor parte de su vida, recibiendo clases de música. Ella canta, pero también compone sus propios temas y toca varios instrumentos, entre ellos la guitarra y el bajo.

Dicen que el amor por la música es algo que solo se puede sentir, que no se explica con palabras. Giulia lo resume con muy pocas: “La música me hace feliz. Llevo cantando desde que aprendí a hablar”. La culpa de esa atracción irrefrenable procede de su abuelo, músico profesional en una orquesta de Brasil, que supo inculcar a Giulia ese fervor y ese gusto por el arte.

Cuenta Giulia que con tan solo cinco años dejó Brasil y se mudó con su familia a Inglaterra. Tras un periodo breve, se afincaron definitivamente en Portugal, país donde Giulia estudió bachillerato en el prestigioso colegio británico St. Julian’s School.

En su adolescencia, Giulia entró a formar parte de una banda de música. En un momento dado, decidió tomarse un año sabático. Durante los seis primeros meses trabajó para ahorrar algo de dinero mientras recorría el país luso con su grupo participando en varios conciertos. Después, viajó a Colombia y Perú como voluntaria en una ONG, fundamentalmente, impartiendo clases de inglés a niños y jóvenes con pocos recursos. A tenor de cómo le brillan los ojos a Giulia, aquel periodo de su vida debió de ser muy intenso, repleto de aprendizaje y maduración personal, acumuló experiencia. “Me di cuenta de que la música era más un hobby que una profesión a la que dedicarme. Hago música porque me hace feliz, si tuviera que vivir de ello creo que no estaría contenta”, asegura.

En Segovia, donde estudia Comunicación, se hace acompañar de una banda de músicos del IEU Club. “Me gusta el indie rock y la música brasileña”, confiesa Giulia, que no descarta en un futuro crear su propio grupo “para que la música nunca desaparezca de mi día a día”.

Escuchar cantar a Giulia es muy sencillo. Ella ha “colgado” varios temas en SoundCloud Music, una aplicación que permite escuchar música en streaming de manera totalmente gratuita. Tan solo hay que entrar en el perfil de esta estudiante de IE (@giutheginger) y disfrutar.

Giulia es una alumna muy activa en IE University. No para de hacer cosas. Se encarga del área de Relaciones Públicas dentro del Student Goverment, pertenece el Music Club y trabaja en “The Stork”, el periódico online que realiza un grupo de dieciocho alumnos en IE University. Además, colabora con el equipo de admisiones de la universidad como fellow (ayudante) gracias a una beca que le permite sufragar parte de los gastos de matrícula de sus estudios.

Dos start-ups
Además de una faceta artística, la estudiante brasileña posee un fuerte carácter emprendedor ya que es co-fundadora de dos start-ups (empresas emergentes con fuerte componente tecnológico). Junto con sus compañeros de universidad Jaime Pignatelli, portugués, y Sebastian Arnold, austriaco, ha creado “Just Musically Speaking.com”, con el fin de promocionar aquellos grupos del país luso y bandas españolas que hacen música que se sale del ámbito comercial de las radiofórmulas. “Se trata de una revista online donde pretendemos empujar aquella música diferente que no está en la lista de las más vendidas”, indica.

Por otra parte, la joven brasileña ha puesto en marcha “7 Picos”, una empresa que, creada junto al estudiante segoviano Esaú Gozalo Ramos, ofrece todo tipo de servicios relacionados con la Comunicación: diseños de logos, construcción de marca, marketing, páginas web, vídeos, etc. “Muchos alumnos de IE University que comienzan sus proyectos empresariales acuden a nosotros para impulsarlos”, indica.

¿Proyectos futuros? Giulia lo tiene medianamente claro: “Tener mi propia banda de música y una empresa global de Comunicación. Es, sin duda, una artista emprendedora.

Compartir