7_1nerea-uva-magisterio
Imagen exterior del edificio Vicerrector Santiago Hidalgo, antigua Escuela Universitaria de Magisterio. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La Universidad de Valladolid prescindirá del uso del actual edificio Vicerrector Santiago Hidalgo cuando se complete la construcción del campus María Zambrano y dejará “disponible” este inmueble que fue Escuela de Magisterio para candidatos a su ocupación. Tiene abiertas las opciones de alquiler, venta e incluso distintas fórmulas de cesión, pero marca como condición prioritaria inicial que el edificio de la Plaza Colmenares acoja servicios complementarios a la actividad académica, entre los que podría entrar su transformación en residencia de estudiantes o en centro para seminarios y congresos.

De esta forma, y pensando en un futuro próximo, el Vicerrectorado de la UVa en Segovia pretende ahorrar los gastos de mantenimiento de un edificio que proyecta dejar vacío a lo largo de este año, evitar su deterioro y facilitar la implantación de nuevas prestaciones para la comunidad universitaria y para el conjunto del ámbito educativo de la provincia.

El vicerrector Juan José Garcillán ha confirmado que la Universidad de Valladolid concentrará todas sus actividades en el campus María Zambrano cuando se complete su construcción y dejará libres las sedes satélites que tiene en Santa Eulalia y en la Plaza Colmenares. La empresa constructora Ocide, que ejecuta la segunda fase de construcción del campus, se ha comprometido a entregar “todos los espacios dedicados a docencia e investigación a finales del mes de junio”, según indicaba recientemente Garcillán en un acto en el Ayuntamiento.

Los meses de verano se dedicarán a amueblar y equipar los nuevos edificios para que estén disponibles cuando comience el curso, en el mes de septiembre, y puedan ser estrenados cuando lleguen los estudiantes. Durante las vacaciones y en las semanas de septiembre también “haremos el traslado” del material y equipos que hay las sedes que actualmente están fuera del campus de la calle Coronel Rexach, apunta Garcillán. Entonces “el edificio Vicerrector Santiago Hidalgo pasará a ser prescindible para la UVa porque con la segunda fase del campus tendríamos las dotaciones necesarias para la actividad diaria” dice Garcillán. Precisa que no van a precipitarse en la toma de decisiones sobre su futuro destino, descarta que en estos momentos haya un candidato concreto al traspaso pero deja ver la receptividad de la UVa a recibir propuestas. De hecho, el vicerrector indica que si pasado un tiempo no llegaran ofertas tendrían que buscar fórmulas para dar utilidad al edificio “porque ni es bueno estar haciéndonos cargos de sus costes ni es bueno tener un inmueble cerrado y sin actividad”. Sin precisar cantidad, el responsable de la institución académica en Segovia asegura que mantener Magisterio genera “un gasto considerable”.

En todo caso Garcillán remarca que las decisiones que tomen desde la Universidad irán en la línea de propiciar la dotación de “nuevos servicios que de manera directa o indirecta retornen en nuestra comunidad universitaria”.

Dos sedes

La denominada sede de Santa Eulalia de la UVa, donde durante años estuvo la Escuela de Informática, ocupa en régimen de alquiler instalaciones de la Fundación Caja Segovia. Cuando todas las instalaciones del campus María Zambrano estén a pleno funcionamiento, la UVa dejará este espacio y se ahorrará su arrendamiento, según confirma el Vicerrectorado de Segovia. En esta sede quedan despachos de profesores, aulas y material informático, según comenta Juan José Garcillán. En el edificio de Magisterio actualmente se mantiene en uso el salón de actos, así como despachos para profesores y espacios para actividades de educación musical y artística.

El proyecto de la segunda fase del campus María Zambrano, en ejecución, contempla la creación de laboratorios y zonas específicas para las titulaciones. Además se habilitarán despachos para los profesores, direcciones de los centros y de los distintos órganos de representación de la comunidad universitaria. Está previsto disponer de aulas y de espacios de uso compartido, entre los que sobresale un salón de actos con una capacidad próxima a las 400 plazas.