Fernández controla el balón buscando penetrar sobre la defensa del Herbalife Santa Marta. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El ‘partido del recurso’ que jugó este viernes el Alhambra Unami con el Herbalife Santa Marta terminó como empezó, con la victoria del conjunto charro, aunque el resumen del choque no podría hacerse en ningún caso mirando el marcador final, porque el encuentro tuvo mucha más ‘miga’ sobre la cancha de la que señala la fría estadística.

El partido recomenzó desde el error en la mesa de anotación, con el cuadro charro venciendo por 9-19 a 1:19 para el final del primer cuarto. La distancia de diez puntos no era en absoluto insalvable, pero el conjunto de casa equivocó de manera total su planteamiento en el inicio, forzando lanzamientos exteriores demasiado precipitados. Teniendo en cuenta la mayor altura de las jugadoras del Herbalife, las opciones de rebote ofensivo eran mínimas, tanto como máximas las de contraataque visitante.

En barrena

Así, las cosas en el segundo cuarto comenzaron a ponerse feas para las de Alicia Alonso, y más cuando tras una falta personal de una jugadora del Santa Marta, se produjo una técnica para la entrenadora local, más una descalificante a Guijo. Desde la grada, ambas técnicas parecieron desproporcionadas, porque en ningún caso hubo una protesta airada ni mucho menos, pero sea como fuere, de una acción en principio positiva para el Unami se pasó a varios lanzamientos libres para el rival, más Guijo en el vestuario.

El técnico del Santa Marta lo vio claro, y lanzó a sus jugadoras a una presión en toda la pista, sabiendo que el equipo de casa estaba fuera del partido. El plan le salió a la perfección, porque al Alhambra Unami le comenzaron a llover los puntos en contra, hasta que con la llegada del descanso el partido estaba resuelto.

El paso por los vestuarios le cayó bien al equipo local, porque sus integrantes apostaron por divertirse jugando al baloncesto sin mirar al marcador, ni a los árbitros, y a éstos porque entendieron por dónde transcurría el partido, que no les exigía protagonismo ni mucho menos.

Así, tras el intercambio de canastas del tercer cuarto, en el que la pívot salmantina Martín dominó de manera espectacular en ambos aros, el cambio a una defensa zonal del equipo segoviano cambió el partido de signo, hasta el punto de que el Unami logró reducir las distancias desde los 33 a los 12 puntos los que concluyó el choque, dejando un buen sabor de boca a los aficionados, pese a la derrota.

El sábado contra la Universidad de Burgos

Cuando no hayan transcurrido ni 24 horas, el Unami volverá a saltar al mismo escenario para disputar el partido correspondiente a la decimocuarta jornada, que se disputa este fin de semana, y enfrentarse así a la Universidad de Burgos Clienco, un conjunto que es octavo en la clasificación. En el enfrentamiento de la primera vuelta se impuso el Alhambra con claridad por el resultado de 40-71. Será el sábado a las 20.00 horas.

Alhambra Unami: Rollán (14), Solana, Correa (9), Fernández (24), Campo, Guijo, Del Campo (6) y Bacallado (10).

Herbalife Santa Marta: Martín (23), Oliva (8), Marcos (4), Gómez (2), García (8), Hernández, Manso (4), Santos, Alonso (5), Vicente (2), Del Río y Turrión (19).

Árbitros: Buenaposada y De Jesús. Señalaron técnica al banquillo local, y descalificante a Guijo (m.19).

Parciales: 9-22, 8-26 (17-48), 21-20 (38-68) y 25-7 (63-75).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la novena jornada de la Primera División Nacional femenina de baloncesto disputado en el pabellón Emperador Teodosio.

Compartir