Publicidad

La presidenta de las Cortes y de la Fundación Villar-Castilla y León, Silvia Clemente, propondrá a las diputaciones provinciales que se sumen a las becas de creación artística que convoca cada año con el fin de poder ampliarlas a más de una ayuda por provincia después del buen resultado de las dos primeras ediciones. Así lo ha afirmado durante la entrega de las nueve becas, con una dotación de 12.000 euros cada una, que permitirán a sus beneficiarios desarrollar a lo largo de este año un proyecto de creación artística contemporánea en cualquiera de sus manifestaciones.

En la provincia de Segovia la persona merecedora de la beca ha sido Patricia Azcárate Hernández, por su proyecto ‘Huellas de hoy’, consistente en la actualización del esgrafiado, una técnica de decoración mural cuyo origen se remonta al arte romano muy utilizada para ennoblecer las paredes con motivos geométricos más o menos complejos. La artista becada propone emplear el esgrafiado de forma innovadora, creando retratos de algunos escritores notables ligados a la ciudad de Segovia, acompañándolos de un breve texto representativo de su obra. Según el jurado la misión tradicional del esgrafiado adquiere aquí una nueva dimensión, que dignifica el edificio (y la ciudad) no sólo en términos visuales, sino también de contenido, acercando y popularizando la palabra de quienes fueron sus más ilustres vecinos.

 

Ampliación

Silvia Clemente ha explicado que la Fundación ya tiene todo el “soporte” y la “logística” para la convocatoria de estas becas tras las dos ediciones y ha anunciado que en una próxima reunión con las diputaciones provinciales propondrá que se puedan sumar y aportar económicamente para que en lugar de una por provincia se puedan conceder más, todo ello en función de las posibilidades de cada institución.

Así, ha concretado que lo único que tendrán que hacer es una aportación económica porque la “logística”, que tiene un coste, ya está establecida y es la misma para nueve que para 18 becas.

Silvia Clemente, en declaraciones a los medios recogidas por Europa Press, ha destacado la “muy buena política” cultural que supone este apoyo porque además muchos de los proyectos se desarrollan en el medio rural y han dado muy buen resultado.

De hecho, Clemente considera que esta convocatoria ha resultado una experiencia “extraordinaria”, que además ha tenido una gran aceptación, con 164 proyectos presentados en plazo, de los que todos han cumplido los requisitos y objetivos que se marcaban, aunque entre ellos se han elegido los que han obtenido las mejores puntuaciones en un trabajo de selección “muy objetivo”.

La presidenta de la Fundación Villalar-Castilla y León defiende que estas acciones también son un “pequeño grano de arena” que ayuda a fijar población, aunque considera que se debería reforzar acciones para evitar la marcha de los jóvenes.

Silvia Clemente también ha adelantado que se celebrará una exposición con los trabajos de la primera edición que se desarrollaría en el marco de celebración del aniversario del Estatuto de Autonomía.

Estas becas, como ha recordado la presidenta, pretenden favorecer el talento y la creación artística de los artistas y creadores de Castilla y León en cualquiera de sus manifestaciones y de esta forma potenciar una de las principales señas de identidad de la Comunidad, el patrimonio cultural.

Las artes plásticas son las propuestas más numerosas becadas por la Fundación seguidas de las artes escénicas y la literatura, y por último las propuestas audiovisuales y relacionadas con la música. Aunque muchos de los proyectos becados incorporan dos o más disciplinas de creación artística.

El jurado ha querido realizar una mención especial a los 36 finalistas en sus respectivas provincias en la última y definitiva deliberación del Jurado. Unos trabajos que han destacado por su creatividad, originalidad y talento.

Alta participación en cantidad y calidad

Por provincias, de la que se han recibido un mayor número de solicitudes ha sido Valladolid con 40, el 24%; Salamanca y León con 22 y 20 artistas interesados respectivamente; Palencia con 18; Segovia con 16; Burgos con 14 solicitudes; Ávila con 12; y Soria y Zamora con 11 solicitantes.

En cuanto a las disciplinas, y aunque los proyectos no siempre son fáciles de catalogar en una de ellas, las más numerosas son las que se refieren a proyectos de artes plásticas, seguido de proyectos que mezclan todas las disciplinas.

Todos los proyectos seleccionados

En la provincia de Ávila la beca ha recaído en Javier Hernando Herráez, por su proyecto ‘Tendrás en tu huerto un jardín’, “por ahondar en las raíces de la ciudad de Ávila poniendo el foco en una de las pocas huertas que quedan en el núcleo urbano. Se trata, por tanto, de un punto de partida interesante para reflexionar sobre futuro y pasado, ciudad y campo, y otras dualidades”.
En Burgos se ha escogido el proyecto ‘Motivos para fumar’ de José Alberto Rodríguez Tobe por proponer proseguir la aventura literaria iniciada en libros anteriores con su seudónimo Ape Rotoma con la escritura de poemas de marcado carácter narrativo, introspectivo y autobiográfico. El jurado ha valorado la gran calidad de su trayectoria, la singularidad de su voz dentro de la poesía de Castilla y León y el alto interés de su propuesta.
En León la seleccionada para la beca ha sido Isabel Medarde Oliden, por su proyecto ‘La espiral maravillosa’ en el que el jurado ha destacado el alto nivel de preparación y documentación tanto de la autora como del proyecto, así como la recuperación de una figura histórica femenina, pionera en un arte augural en la época vanguardista, y el tratamiento de su perfil biográfico en un contexto cultural adverso en el que la defensa de la libertad individual se mezcló con auténticas posiciones y obras de creación originales.
En la provincia de Palencia se ha escogido el proyecto ‘Niebla’ de Ana Fernández Frechilla por tratarse de un proyecto fotográfico de carácter conceptual que indaga en el entorno cercano más allá de lo que se ve. En palabras de su autora “pretende ser una reflexión desde fuera hacia dentro, de cómo los acontecimientos acaecidos en el panorama internacional pueden influir en una pequeña ciudad castellana”. Es, por tanto, una reflexión sobre el modo en que la nebulosa de poder invisible llega hasta cada uno de nosotros.

En Salamanca la beca ha recaído en Andrea Gómez Galayo -perteneciente junto con Diego Omil al colectivo artístico “Los Bravú”- por su proyecto ‘Andanzas y Visiones’, en el cual plantean un itinerario en el que recorrerán la provincia de Salamanca reinterpretando los viajes que Miguel de Unamuno realizó por esos mismos parajes, actualizando los contenidos y plasmando en sus obras un estudio de personas y lugares a día de hoy. El jurado ha valorado tanto la calidad y trayectoria artística del colectivo como la puesta en valor de la provincia salmantina en una propuesta que conjuga la pintura clásica, la iconografía contemporánea y la etnografía.

En la provincia de Segovia, como ya se ha indicado, la persona merecedora de la beca ha sido Patricia Azcárate Hernández por su proyecto ‘Huellas de hoy’, consistente en la actualización del esgrafiado, una técnica de decoración mural cuyo origen se remonta al arte romano muy utilizada para ennoblecer las paredes con motivos geométricos más o menos complejos. La artista becada propone emplear el esgrafiado de forma innovadora, creando retratos de algunos escritores notables ligados a la ciudad de Segovia, acompañándolos de un breve texto representativo de su obra. A partir de este motivo, se extenderá una decoración acorde con el lugar en que se realice el proyecto. Según el jurado la misión tradicional del esgrafiado adquiere aquí una nueva dimensión, que dignifica el edificio (y la ciudad) no sólo en términos visuales, sino también de contenido, acercando y popularizando la palabra de quienes fueron sus más ilustres vecinos.

En Soria a beca ha recaído en Tagore González Gómez por su proyecto ‘Cuarteto para el fin de los tiempos’ “por cuanto supone una apuesta por el uso de los nuevos lenguajes escénicos, la visión contemporánea del proceso creativo y la búsqueda de una puesta en escena multisensorial”, según el jurado.

En Valladolid se ha becado el proyecto ‘Raíces 1.0’ de Amaya Bombín Rodríguez, “por cuanto aúna tradición y modernidad, desde la recuperación de una parte del patrimonio arquitectónico popular como son los chozos de pastores diseminados por la comunidad; y porque el proyecto, que abarca dibujo, fotografía e intervenciones ‘in situ’, se enmarca de forma coherente con la trayectoria de una artista que aun siendo joven ha alcanzado ya una gran madurez en su trabajo”.

En la provincia de Zamora la beca ha recaído en Cristina Zelich Martínez por su proyecto ‘Fuera del mapa. Paisaje y distopía’ “por lo que supone de una nueva mirada sobre las transformaciones que han producido en el territorio las actuaciones públicas de gran impacto y en un espacio temporal breve. Por la recuperación de los paisajes invisibles en los que convive lo indeseable con los restos del pasado con una extraordinaria carga de evocación. Y también por el establecimiento critico de las relaciones potenciales entre un paisaje ya olvidado y el indeseable paisaje del futuro”, según el jurado.

Compartir