Publicidad

Puede que en los anales del fútbol se haya quedado en el tintero algún enfrentamiento entre el Real Madrid y el de la Gimnástica Segoviana de los que aquí se deja constancia pues, cierto es también, a lo largo de la historia el club gimnástico disputó partidos contra el Castilla, amén de frente a otros conjuntos de veteranos de la entidad de Chamartín. Pero los que sus primeros equipos disputaron, quedan aquí relatados.

El primer choque del que se tienen datos fue el disputado el 3 de septiembre de 1944. Un amistoso que el equipo blanco, dirigido desde el banquillo por Ramón Encinas de Dios y del que ya era presidente Santiago Bernabéu, afrontó con titulares y suplentes. El club gimnástico había presentado equipo en la temporada 44/45, para competir por vez primera en Tercera División.

EN EL PRIMERO, GOLEADA

El encuentro se jugó en El Peñascal, terreno de juego construido con los medios aportados por los propios directivos, incluyendo el trabajo físico. Hubo gran animación entre los aficionados que acudieron a las taquillas del campo para comprar su entrada.

La Gimnástica Segoviana, formó con Calderón; Costa, Cerezo, Casas, Zamorano, Segundo, De Antonio, Sanatés, Dobaño, García, y Boluda. Por el Real Madrid jugaron Clemente, Corona, Ribes, Cortés, Huete, Castivia, Cuca, Arzanegui, Vilariño, Rafa y Mercader.

El resultado final fue de 1-6. Marcaron en la primera parte (1-3), Vilariño, Huete y Castivia. En la segunda, Vilariño, Corona, de penalti, Rafa y García. El encuentro fue dirigido por el árbitro segoviano Fernández, y el dominio total (¿haría falta decirlo?) fue del conjunto visitante.

EL SEGUNDO, CON LOS JUSTOS

El siguiente partido tuvo lugar el día 11 de marzo de 1945. Para este encuentro el Real Madrid viajó con sus jugadores suplentes. Pretendía que éstos permanecieran activos, por lo que concertaba encuentros amistosos, jugando, además, competiciones regionales de categorías inferiores.

El equipo gimnástico puso en escena el siguiente once: Sánchez; Mendoza, Cifuentes, Casas, Luis, Segundo, Crespo, García, Dobaño, Guillermo y Pedrito, aunque hay que dejar constancia de que, ante la escasez de jugadores en la plantilla gimnástica, el equipo blanco cedió al portero y al defensa Mendoza para que pudiera formar con once.

El Madrid jugó con Paquito, Arzanegui, Zamorano, Berridi, Teijeiro, Garcés, Roig, Muñoz, Vilariño y Mercader. El marcador final fue de 1-4. Por la Sego volvió a marcar García y por el Madrid, Mercader (2), Muñoz y Vilariño. Dirigió el partido el mismo árbitro que lo hizo en el primer encuentro.

En el segundo de los partidos amistosos entre ambos clubes, el Madrid tuvo que dejar dos jugadores al equipo gimnástico

Mientras los clubes, asociados o filiales, empezaban a dar sus primeros frutos, en 1943 los equipos de la Federación Castellana que competían en categoría nacional, sugirieron a este organismo crear un torneo que diese cabida a los más destacados clubes de categoría regional, además de participar ellos mismos con sus jugadores reservas. Este campeonato fue denominado Copa Ramón Triana. En la campaña 43/44 tuvo su primera edición proclamándose vencedor el Real Madrid C.F. con un equipo plagado de reservas. Inicialmente el torneo fue acogido con éxito, pero la progresión de los clubes filiales hizo que este sufriese un parón tras la edición 45/46 y quedase sin continuidad durante algún tiempo.

EL TERCERO, OFICIAL

En el tercero de los partidos jugados entre los referidos equipos hubo una importante novedad. La Segoviana se inscribió en la Federación Castellana para jugar la Copa Castilla (‘liga’ que había recibido su bautismo en el año 1941), y el equipo blanco hizo lo propio para que sus jugadores suplentes tuvieran alguna actividad. La competición se disputó a doble vuelta.

El encuentro fue, por tanto, oficial, y en su primera jornada, disputada el día 18 de abril de 1948, en El Peñascal el marcador final fue de 1-2. Con arbitraje del madrileño Escudero, éstas fueron las alineaciones:

Gimnástica Segoviana: Bermejo, Díaz, Almaraz, Eulogio, García, Eloy, Óscar, Herrera, Leal, Adolfo y Ballesteros.

Real Madrid: Hilario, Sport, Navarro, Bermejo, Pérez, Pachichu, Rocha, Elices, Gallardo, Jonás y Olmedo.

Los de casa fueron los primeros en marcar por mediación de Herrera, en la primera parte. Cambió el marcador en la segunda con tantos de Rocha y Gallardo.

El 22 de mayo de 1948 se disputó el partido de vuelta en Chamartín. Era, o así lo parecía, un desplazamiento para cumplir el compromiso. Pero…

LA CAMPANADA

El equipo azulgrana jugó uno de esos encuentros donde los jugadores se divierten y entretienen a los espectadores. El relato que del partido realizó Canales en las páginas de El Adelantado, ensalzó el juego realizado por el equipo viajero, “no hubo diferencias sobre el campo. Los gimnásticos jugaron con tal desparpajo que nada hizo ver la superioridad que, de manera efectiva, había entre ambos equipos”.

La primera parte acabó con 2-3, clara muestra de que los de Segovia iban a por el triunfo. El Madrid jugó prácticamente todo el encuentro a la contra, pues no logró superar el buen trabajo defensivo del rival, que tras los 90 minuto de juego acabó ganando por 3-5, un resultado que no esperaban los seguidores del Madrid, que al final ovacionaron largamente el buen fútbol desplegado por los visitantes.

El resultado estuvo acorde con la extraordinaria campaña que el equipo realizó en el campeonato nacional de Tercera División, en el que se clasificó tercero de su grupo, detrás de Valladolid y U.D. Salamanca.

En el año 1948, la Segoviana derrotó al conjunto merengue en Chamartín por
3-5, dentro de la Copa Castilla

Regresando al partido frente a los blancos, por la Segoviana jugaron con, Espinosa; Pilín, Díaz, Almaraz, Eulogio, Eloy, Óscar, Herrera, Adolfo, García, Ballesteros. Fueron autores de los goles Adolfo (2), Ballesteros (2) y Eulogio.

En las filas del Madrid se alinearon: Hilario, Sport, Muñoz, Bermejo, Pérez, Huete, Arsuaga, Alsúa, Pruden, Gallardo, y Elices. Marcaron Alsúa (2) y Elices.

La Sego ocupó finalmente la cuarta plaza de esa Copa Castilla. El ganador final de la competición fue, pese a la derrota en Chamartín ante los azulgranas, el Real Madrid.

Al final de la temporada de liga en el grupo VI en el que se encuadraba la Segoviana, ésta acabó en sexta posición, ganando 12 encuentros de los 26 disputados, demostrando que el equipo estaba muy bien conjuntado y practicaba un buen fútbol.

Compartir