Publicidad

Foro Geobiosfera ha denunciado la destrucción de nidos de chova piquirroja (Pyrrhocorax Pyrrhocorax) en la iglesia de San Millán durante el proceso de restauración del templo llevado a cabo el pasado año.

En sendos escritos remitidos a la Junta de Castilla y León y al Seprona, dicha asociación conservacionista recuerda que dicha especie, “icónica de la ciudad de Segovia”, está protegida por la ley, revelando a continuación que en la citada actuación se destruyó en el atrio oeste un nido de chova piquirroja, mediante el taponamiento de los huecos utilizados por la pareja reproductora que allí anidaba, y “sin que disponga de otro lugar apropiado” donde colocar el nido. El segundo nido malogrado se situaba en el otro atrio del templo románico.

Se da la circunstancia que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a través del Museo Nacional de Ciencias Naturales, con sede en Madrid, estaba desarrollando en los últimos años un programa de investigación de la chova piquirroja que incluía las parejas nidificantes en la iglesia de San Millán. Dicha investigación contaba con el permiso tanto del Obispado de Segovia como de la Junta de Castilla y León.

En vista de la destrucción de los nidos, Foro Biosfera ha reclamado la “reparación urgente” de los citados nidos, con el fin de intentar que las parejas de chova piquirroja que allí anidaban vuelvan a dichos emplazamientos. “La experiencia en el manejo de esta especie —prosigue el escrito— muestra que sería una medida con gran probabilidad de éxito siempre que se realice esta reparación antes del comienzo del inmediato periodo reproductor”.

Guillermo Blanco, el investigador del CSIC responsable del seguimiento de las chovas piquirrojas de la iglesia de San Millán, ha lamentado a esta Redacción lo acontecido, explicando que las dos parejas allí residentes “sacaban adelante un buen número de pollos”, de los que en los últimos años se instalaron dispositivos de seguimiento “en una docena”. “La información facilitada por esos ejemplares ha sido valiosísima, muy novedosa”, continuó diciendo este biólogo, quien subrayó que en Europa no abundan los estudios sobre esta especie, lo que da mayor relevancia al trabajo aquí realizado.

Blanco dijo estar “triste” por la pérdida de los dos nidos, un suceso cometido “por ignorancia”, apelando a las autoridades locales a llevar a cabo una campaña de sensibilización para dar a conocer “una de las joyas de Segovia”, en referencia a la chova piquirroja. El investigador del CSIC recalcó que en Segovia se localiza “la única colonia urbana del mundo de chova piquirroja”, un hecho que llama la atención a ornitólogos de todo el mundo. De hecho, diversos biólogos están organizando un congreso internacional sobre la especie que, previsiblemente, se celebrará este mismo año en la ciudad. Los organizadores ya han mantenido contactos con el Ayuntamiento de Segovia de cara a alcanzar un acuerdo de colaboración para la celebración de dicho evento.

Compartir