viñedos
Los seguros sobre viñedos aumentaron en 2017 un 97,37 por ciento. / EL ADELANTADO
Publicidad

La vida en el campo es dura, el trabajo requiere de una entrega diaria al cien por cien y muchas veces todo se va al traste debido a las inclemencias meteorológicas, que pueden destrozar en unas horas toda la labor realizada durante meses. Para hacer frente a estos problemas, la Consejería de Agricultura y Ganadería puso en marchas una serie de medidas en 2017 con las que ha conseguido impulsar la superficie de cultivo asegurada en Castilla y León.

El objetivo de la Junta en este sentido es “establecer instrumentos esenciales que afiancen la competitividad de las explotaciones agrarias, permitiéndoles gestionar los riesgos que puedan poner en peligro su rentabilidad y proporcionándoles un escenario de certidumbre en el que poder desarrollar su actividad”, según explican desde la propia Consejería.

De este modo, según los datos publicados ayer, en 2017 los agricultores y ganaderos de la Comunidad aseguraron 1.515.196 hectáreas de herbáceos frente a las 879.839 registradas en 2016, lo que supone un incremento del 72,2 por ciento. El viñedo siguió el mismo camino, con un incremento del 72,4 por ciento, pasando de 9.966 hectáreas aseguradas en 2016 a 17.182 en 2017.

En Segovia, los incrementos son aún mayores en ambos casos, ya que los profesionales del sector agroganadero en la provincia suscribieron en 2017 un total de 1.769 pólizas para herbáceos, lo que supone un 120 por ciento más que en el año anterior —803 seguros—. La superficie asegurada de este cultivo aumentó un 110,37 por ciento, hasta alcanzar las 100.196 hectáreas —eran 47.627 en 2016—.

Por lo que respecta a los viñedos, los agricultores segovianos también aumentaron las pólizas en el último año, en concreto un 97,37 por ciento, llegando a los 75 seguros suscritos, frente a los 38 del ejercicio anterior. Asimismo, creció la superficie asegurada, pasando de las 285 hectáreas en 2016 a las 593 de 2017, es decir, un 107,92 por ciento más.

DOTACIÓN PRESUPUESTARIA
Para conseguir que agricultores y ganaderos suscriban más pólizas de seguros, la Junta ha triplicado la dotación prevista al inicio de legislatura hasta superar los 7,8 millones de euros, como quedó de manifiesto en el convenio firmado el pasado mes de octubre con Agroseguro.

Esto convierte a Castilla y León en la segunda comunidad autónoma que más presupuesto destina a las ayudas de los seguros agrarios, explican desde la Consejería del ramo. Todas estas aportaciones se complementarán con las ayudas que el Estado concede a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), por lo que la subvención del coste de la póliza llegará hasta el 50 por ciento.

Compartir