Publicidad

Tres semanas después de caer con la cabeza bien alta en la eliminatoria de Copa del Rey frente al Puente Genil, y después de un más que merecido descanso, el Viveros Herol Nava vuelve a la liga con el encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de competición, penúltima de la primera vuelta, en la que recibirá la visita del pontevedrés conjunto del Cisne, sexto en la tabla después de sumar tres victorias consecutivas que le han colocado en disposición de aspirar al play off de ascenso.

La realidad es que la competición en la División de Honor Plata está tan igualada que difícilmente puede asegurarse nada a efectos clasificatorios, ya que no hay un conjunto que haya mostrado una superioridad abrumadora sobre el resto de equipos, y las rachas ganadoras propician una buena subida en la tabla, como le ha ocurrido al cuadro gallego.

UN PARTIDO PARA SUMAR

En el caso del equipo de Dani Gordo, se ha mantenido en todo momento en la zona alta, y el empate en Santander con el Sinfín le mantiene en la tercera plaza de la clasificación, muy pendiente de lo que hagan hoy Alcobendas y Conservas Alsur Los Dólmenes en el encuentro que se disputa en Madrid. Una victoria llevará al Viveros Herol a acercarse a una de las dos primeras posiciones.

La incógnita de cómo llegarán los dos equipos tras el parón liguero sobrevolará el frontón de Nava, y en el caso de que el portugués no llegue para el partido, la baja de Álvaro Rodrigues en el centro de la defensa puede ser de las que marque el devenir del choque, porque obligará a Toma Brakocevic (griposo) a realizar un doble esfuerzo en ataque y en defensa, aunque para paliar ese esfuerzo ofensivo será importante la aportación de Tello. No le faltan aristas a un encuentro importante para el Viveros Herol, porque tiene la oportunidad de comenzar a poner tierra de por medio con respecto a sus rivales por la fase de ascenso.

Compartir