Publicidad

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció ayer una ofensiva militar contra las Unidades de Protección Popular (YPG), las milicias kurdo-sirias, en los cantones de Afrin y Manbij, en el norte de Siria, si estos grupos no se retiran de la zona.

“Si los terroristas de Afrin no se rinden, vamos a derribarlos”, afirmó Erdogan, según recoge la prensa turca. “Hacer que los terroristas lleven un uniforme y ondear su bandera en los edificios no cambia los hechos. Miles de armas enviadas a la región están ya en el mercado negro y algunas de ellas están siendo usadas contra nosotros”, aseguraba Erdogan en una crítica abierta al apoyo de Estados Unidos a las YPG.

Por ello, advertió, Turquía actuará por su cuenta para proteger su seguridad contra los “terroristas” de las YPG incluso si Estados Unidos mantiene su relación con este grupo.

Promesas de eeuu

De hecho, denunció que Estados Unidos “no ha cumplido sus promesas” en lo que respecta a las YPG. Erdogan realizó estas declaraciones desde Elazig, en el este de Turquía, durante un acto político de su formación, el Partido Justicia y Desarrollo (AKP).

Desde el Gobierno turco denuncian que Washington se habría comprometido a cesar el apoyo que presenta a las YPG una vez fuera derrotado el Estado Islámico y denuncia que, por el contrario, lo que ha hecho ha sido incrementar su ayuda en materia militar y de tecnología. Concretamente, Erdogan denunció el envío de “4.900 camiones” y “2.000 aviones” con armamento para las YG.

Las milicias kurdas estarían intentando crear un “corredor terrorista” justo en la frontera con Turquía, según Erdogan, que advierte de que impedirá cualquier intento de conectar el cantón de Afrin con el resto de territorio controlado por las YPG y sus aliados.

En 2016 Turquía ya invadió Siria en la conocida como Operación Escudo del Éufrates para arrebatar a los yihadistas la zona fronteriza entre Azaz, Jarabulus y hasta el sur, hasta la ciudad de Al Bab. Además es un enclave estratégico que separa Afrin de la región principal con presencia de las milicias kurdo-sirias.

“Con la Operación Escudo del Éufrates cortamos el corredor terrorista por la mitad. Les golpeamos súbitamente una noche. Con la operación de Idlib estamos hundiendo el sector occidental”, habría apuntado Erdogan, en referencia a Afrin. También habría advertido que Turquía podría expulsar a las YPG de Manbij, el otro enclave bajo control kurdo al oeste del Éufrates.

Amenaza a terroristas

“Si incumplen sus promesas en Manbij nos ocuparemos por nuestra cuenta hasta que no queden terroristas. Verán lo que hacemos en aproximadamente una semana”, aseveró el presidente.

Este sábado, las YPG denunciaron el bombardeo con obuses turco desde los territorios que controlan en Siria contra localidades kurdas de Afrin. Concretamente el ataque tendría su origen en Dar Taizaah y Qalat Seman, según un portavoz de las YPG citado por la agencia de noticias Reuters, Rojhat Roj. Esta región tiene presencia turca en virtud de un acuerdo que alcanzaron con Irán y Rusia.

En cambio, medios afines al Gobierno turco denuncian la muerte bajo torturas de dos jóvenes en Afrin el viernes y aseguran que cientos de personas han salido a protestar contra las YPG en esta localidad.

FuenteEuropa Press
Compartir