Publicidad

A 48 Kilómetros de Segovia, en el límite con la provincia de Ávila, se encuentra la localidad de Codorniz. La villa tiene dos despoblados, Estepar y Valverdón, y un núcleo de población, Montuenga, que fue independiente hasta 1970 constituyéndose como entidad local menor en 1977. Codorniz se encuentra en el territorio de la Campiña Segoviana y, en 2017 contaba con 342 habitantes.
Su historia está directamente unida al heliógrafo de comunicaciones (utensilio que sirve para hacer señales telegráficas por medio de la reflexión de un rayo de sol en un espejo plano movible de diversas maneras, de tal modo que produce destellos más cortos o más largos, agrupados o separados, a voluntad del operador, para denotar letras o palabras), que se instaló en los alrededores de la localidad en el siglo XVI y que hoy sigue existiendo. A este dato fundamental le siguió la fundación de un convento, hecho que supuso el inicio del asentamiento de más vecinos hasta fundar una pequeña población pero, además, la existencia de cañadas de trashumancia, tan unidas a la ganadería ovina, provocaron la creación de una población estable que llevaría por nombre “Codorniz”.

El telégrafo óptico Son aparatos que permiten “escribir a grandes distancias”. El telégrafo óptico se ubicaba en una torre o lugar elevado para que las señales que enviaba el aparato, pudieran ser vistas a gran distancia y, el aparato, era manejado por varias personas. Visto desde nuestros días, el sistema era complicado pues requería de la construcción de varias torres en cadena para que, en cada una de ellas, se repitiera el mensaje que había sido transmitido desde la anterior de tal manera que su transmisión resultara mucho más rápida, en grandes distancias, que cuando esa operación se realizaba mediante un mensajero a caballo.

La torre del telégrafo óptico de Codorniz, se encuentra en un cerro en cuyas laderas se encuentran un número importante de bodegas soterradas, muy habituales en Castilla, como herencia de un pasado unido a la producción de vino en la zona que hoy continúa existiendo y, su estado de conservación es muy mejorable a causa del paso del tiempo y de ciertos actos vandálicos.

La torre perteneció a la Línea de Castilla que fue diseñada en el siglo XIX por el ingeniero militar José María Mathé Aragua y comenzó a funcionar en octubre de 1846. Esta Línea contaba con 52 torres y pasaba por Valladolid, Burgos, Vitoria y San Sebastián. En Segovia, las torres se encontraban en Castrejón (Navas de San Antonio), Villacastín, La Asperilla (Muñopedro), Labajos, Adanero (Martín Muñoz de las Posadas), se encuentra en el límite entre ambas poblaciones; Codorniz y Tolocirio y, salvo la de Adanero (restaurada en 2005) y, las de Castrejón, Labajos, Codorniz y Tolocirio, que están en ruinas, el resto han desaparecido.

La vida en una de estas torres era muy dura. En cada una trabajaban 3 o 4 personas y, la jornada laboral se extendía “de sol a sol” pues debían divisarse las torres más cercanas para poder comunicar con ellas y para ello, “los torreros”, miraban regularmente a cada torre cercana por si alguna de ellas daba señales de estar preparada para enviar algún mensaje. En caso positivo, los torreros desconocían cual sería el mensaje y se limitaban a transmitir lo que se decía, en un mensaje cifrado, que les enviaban desde una torre para transmitirlo a la otra.

Otra de las situaciones que hacían que la vida en la torre fuera especialmente dura era la climatología que, en Castilla, durante muchos meses al año era muy fría, como ya sabemos y, si uno se encuentra en una zona alta… peor. Dicen que, en muchas ocasiones, los operarios del telégrafo óptico, eran abastecidos de lo más imprescindible, por sus vecinos más cercanos…

Los mensajes se enviaban cifrados con un código que estaba en posesión del comandante de línea. Esto hacía que la transmisión fuera más rápida y segura que si se realizara palabra por palabra.
Hasta la puesta en marcha del telégrafo, en España, un jinete tardaba dos o tres días cabalgando con su caballo en llegar a Madrid para llevar una noticia pero, con el telégrafo óptico, ese mensaje solo tardaba 6 horas en hacer el mismo recorrido.

Patrimonio El patrimonio de la localidad de Codorniz comienza con su iglesia parroquial dedicada a Santo Domingo de Silos. Un templo barroco del siglo XVII con tres naves y una cúpula sobre su crucero. El templo cuenta con una torre y un pórtico con arcos realizados en ladrillo con columnas de piedra. En el interior, un interesante órgano barroco que ha sido rehabilitado hace poco tiempo y, en el exterior, la estampa se completa con un crucero de piedra frente al pórtico y la puerta del antiguo cementerio.

En el núcleo de población de Montuenga se encuentra su iglesia parroquial dedicada a San Miguel. Es un templo de estilo mudéjar, realizado en ladrillo y mampostería, con una sola nave que se completa con un ábside “ultrasemicircular”, típico del mudéjar cuellarano. La iglesia tiene dos portadas, una a cada lado de la nave pero, una de ellas está cegada y, en su interior, se observa una cúpula en la cabecera, donde antes existió un cimborrio que hoy ha sido sustituido por un campanario.

En Codorniz, en la Calle del Oro, existe un edificio con fachada de ladrillo que es conocido como “La Capellanía” y, una de las cosas que más llama la atención de los visitantes, son las Bodegas Soterradas situadas en el exterior del casco urbano (como a 1 Km), en ellas se realizan cenas y celebraciones y se degustan vinos de cosecha de la variedad “verdejo”.

Fiestas En la localidad de Codorniz se celebran a lo largo del año diversas fiestas patronales o populares como la de Santa Águeda en el mes de febrero, la Cruz de Mayo, en ese mes y, San Antonio en junio. En el mes de Agosto, Codorniz realiza su Semana Cultural.

Lo más destacable es el creciente número de actividades deportivas de alto nivel que se celebran en El Pinar, Finca Hípica. Para empezar, el próximo mes de marzo se celebrará, el día 24, un Torneo de Fútbol, de categoría “alevines” en el que participarán 8 equipos, de los cuales serán dos de la Comunidad de Castilla Y León y, seguro que participará el equipo de alevines del Atlético de Madrid.

Los meses de mayo, la semana del día 5, y julio, la semana del día 7, el protagonismo será para las Competiciones de Salto de Hípica. Sobre todo en julio pues, la competición será nacional, de cuatro estrellas y, en ella participarán grandes figuras de este deporte.

Codorniz hoy Su alcalde desde 2011, Domingo Tinaquero Ramiro (PP), recuerda que el modo de vida de los vecinos de esta localidad se centra en la agricultura, las fresas, los viñedos y el trabajo en empresas ubicadas en localidades cercanas.

Entre los proyectos previstos para este año recién estrenado, ocupa un lugar importante el arreglo de las calles del municipio y la puesta a punto del nuevo barrio de Codorniz, habitado por vecinos jóvenes que se asentaron en este punto hace ya unos 25 años. Pretende el alcalde abrir una calle nueva para el servicio de este nuevo barrio que a su modo de ver “está mal aprovechado” porque en estos más de 20 años no se ha tocado. Se trataría de aprovechar “un sobrante”, desperdiciado durante 20 años, que se adjudicaría a las casas de protección con lo que estas viviendas lo aplicarían a los patios que tienen y daría entrada a los edificios que ahora “no lo tienen en regla”.

Para terminar apunta el Alcalde que se ha mejorado el Alumbrado público del Municipio con la instalación de led que contribuyen al ahorro energético y de mayor eficiencia lumínica. Así como las mejoras incluidas en la red de abastecimiento de agua.

Dónde dormir Disfrutar de la tranquilidad y la gastronomía de esta zona es muy fácil porque tenemos varias posibilidades como la Casa Rural de Ramiro, con capacidad para 6 personas. Esta casa rural tiene 3 dormitorios dobles, jardín, barbacoa y todas las comodidades y está ubicado dentro del pueblo.
El Pinar, finca hípica, cuenta con las más modernas instalaciones manteniendo el estilo colonial con el que fue concebido. El servicio de hotel está disponible para bodas y eventos de la propia finca pues, es un lugar exclusivo, con modernas instalaciones y con experiencia gastronómica de más de 30 años en el sector. En este espacio se pueden celebrar todo tipo de eventos como bodas y banquetes.

Dónde Comer También a la hora de comer, El Pinar, Finca Hípica, es un lugar que permite disfrutar de una cuidada gastronomía en los banquetes y eventos que se realizan en este complejo. En El Pinar, Finca Hípica se realizan menús personalizados para bodas o las celebraciones deportivas que en sus instalaciones se llevan a cabo,

Por otro lado, encontramos otro establecimiento como Bar Lorena, en la Calle de la Iglesia de esta localidad, en el que su especialidad se encuentra en las tapas de todo tipo.

RECETA: Terrina de Foie Casero a la reducción de Pedro Ximénez

Se llama Bartolomé Rodríguez y desde hace más de 30 años es cocinero del Grupo Ramiro, en su Cátering y en El Pinar, Finca Hípica. Afirma que los comienzos en este mundo de la cocina son difíciles y, sobre todo cuando, como él, se vio solo en Madrid, sin familia, a la hora de dar aquellos primeros pasos.
Cada día, principalmente los fines de semana, prepara comida para 350 o 370 personas o bien en la línea de cátering del Grupo Ramiro o en La Finca el Pinar, en Codorniz. A Bartolomé le gusta mucho preparar todo tipo de guisos.

Cuando preguntamos a Bartolomé por su receta, nos sorprende con una delicatesen como “La Terrina de Foie Casero a la reducción de Pedro Ximenez” ¿Quieren intentarlo?
Ingredientes: Hígado de pato, sal, pimienta negra, azúcar, vino Pedro Ximénez, Brandy, cebolla, aceite de oliva y vino tinto.

Modo de preparación: Eviscerar el hígado de pato, mezclar el azúcar, la sal y la pimienta negra y aderezar el hígado con esta mezcla. Echar dos cucharadas de Pedro Ximénez y dos de Brandy al hígado y removerlo. Poner el hígado marinado con la mezcla en un molde y cocerlo al baño maría durante diez minutos. Una vez cocido se saca del molde y se prensa. Se deberá enfriar en una cámara durante 24 horas y, el emplatado de este plato se completa con gelatina de cava y cebolla caramelizada al vino tinto.

Población: 342 habitantes (2017).
Distancia: A 48 Km de Segovia.
Alcalde: Domingo Tinaquero Ramiro (PP).

Patrimonio:
— Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Silos (Codorniz).
— Iglesia Parroquial de San Miguel (Montuenga).
— La Capellanía.
— Bodegas Soterradas.

Fiestas:
— Santa Águeda, febrero.
— Cruz de mayo, mayo.
— San Antonio, junio.
— Torneo de Futbol Alevín en Finca El Pinar, 24 marzo.
— Competiciones de Salto de Caballos, semana del 5 de mayo y, del 7 de julio.
— Semana Cultural, en agosto.

Alojamientos:
— Casa Rural de Ramiro.
— El Pinar, Finca Hípica (solo para quienes participan en eventos en el establecimiento).

Dónde Comer:
— El Pinar, Finca Hípica (Banquetes y Bodas, menús personalizados).
— Bar Lorena.

FuentePilar de Miguel
Compartir