concentración contra violencia de género
Las plazas de San Martín y de Medina del Campo fueron escenario de este acto contra la violencia machista. / NEREA LLORENTE
Publicidad

“El silencio es el mejor cómplice de los maltratadores. Si ante una agresión volvemos la cabeza y callamos, estamos colaborando a crear espacios de impunidad para los agresores y a incrementar el sufrimiento a las víctimas. No podemos ser cómplices con el silencio y sí gritar con fuerza: no a la violencia de género”. Así de contundente se mostraron la Asociación de Vecinos del Recinto Amurallado (AVRAS) y el Consejo municipal de la Mujer en la convocatoria mensual de este último para denunciar la violencia de género y sensibilizar a los ciudadanos en todos los barrios segovianos.

A la primera convocatoria de 2018 se sumaron en la plaza de San Martín, además de integrantes de AVRAS y de la corporación municipal, con la alcaldesa, Clara Luquero, concejales del equipo de Gobierno y representantes de la oposición, otros miembros del movimiento vecinal y del citado Consejo municipal de la Mujer, vecinos del centro histórico y alumnos de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Casa de los Picos, que portaban una pancarta con el lema ‘Contra la violencia, ¡¡¡ Habla !!!’.

El objetivo era nuevamente manifestar públicamente el rechazo a cualquier tipo de violencia que se ejerce hacia las mujeres y recordar a aquellas que han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. Dos mujeres han sido asesinadas en el último mes, lo que eleva a 48 el número de mujeres que han sido víctimas de sus parejas en 2017 (cuatro casos se encuentran en investigación). Además, 8 menores eran asesinados y 27 han quedado huérfanos.

Desde AVRAS ejerció de portavoz y leyó un manifiesto en el que esta asociación segoviana mantiene que “estamos convencidos de que la solución definitiva ha de ser educativa, y a ella pensamos que deben dedicarse, sin lugar a dudas, nuestros mayores esfuerzos”.

En este sentido, hace referencia a una educación planificada y estructurada en programas de relación de género en igualdad, en relaciones afectivas no sexistas, al margen de alternancias políticas, que incluya todos los niveles educativos y sociales; desde la educación preescolar hasta la educación de personas adultas, desde los núcleos familiares a cualquier grupo social, laboral, institucional o político, desde las conversaciones particulares, hasta las declaraciones de los medios de comunicación.

Pero señala también que esto no basta y la lucha contra la violencia de género exige un compromiso de todas y cada una de las personas que conformamos la sociedad, de cada uno de los que hoy estamos aquí en esta plaza de San Martín. “Exige un compromiso personal, de cada institución, de cada colectivo, de cada organización”, apunta.

El manifiesto, que concluye con un rechazo de AVRAS a todo tipo de violencia de género “todos los días, en todos los momentos y en todos los lugares, tanto en el ámbito doméstico como en el social y en el laboral”, plantea esta pregunta: “¿son todos nuestros esfuerzos suficientes para terminar con la violencia de género?” y la respuesta que da es que no.

Minuto de silencio

El acto concluyó pasado ya el mediodía con un minuto de silencio por las mujeres asesinadas al que siguieron los aplausos de los presentes por la iniciativa del Consejo municipal de la Mujer.

Compartir