Salgado admite “aciertos y errores” en la gestión de la crisis económica

Reconoce que el Gobierno de Zapatero afrontó la recesión “más grave de los últimos setenta años" en un momento en el que “las circunstancias no pudieron ser más adversas”

La exvicepresidenta para Asuntos Económicos del Gobierno Elena Salgado reconoció que el Ejecutivo liderado por José Luis Rodríguez Zapatero cometió “aciertos y errores” a la hora de gestionar “la crisis económica más grave de los últimos setenta años” en un momento en el que “las circunstancias no pudieron ser más adversas”.

Según apuntó Salgado durante su comparecencia ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros, el Gobierno se planteó como objetivo “proteger a España” de un rescate que “habría tenido efectos desastrosos para la población y comprometido su futuro como país”.

Además, el Ejecutivo buscaba “contener la repercusión de los efectos de la crisis del sistema financiero sobre la economía productiva y sobre el empleo”, así como “limitar el coste para el erario público de los recursos requeridos para ayudar a las entidades financieras en crisis” y “sostener los servicios públicos que definen esencialmente el Estado del Bienestar”.

“En parte lo logramos y en parte no, porque las circunstancias no pudieron ser más adversas. Sería insensato mostrar satisfacción”, señaló quien fuera también ministra de Economía y Hacienda, de Administraciones Públicas y de Sanidad y Consumo durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero.

No obstante, piensa que “en alguna medida” el Gobierno del que formó parte contribuyó “a preservar el futuro de España y a paliar el sufrimiento de los sectores más vulnerables de la sociedad”.

La exvicepresidenta económica del Gobierno apuntó que las decisiones que adoptó el Ejecutivo fueron determinadas por “la profundidad de la recesión, su interrelación con la situación del sistema financiero y el efecto conjunto diferencial que todo esto tuvo sobre el empleo”.

Así, señaló que la estrategia fiscal adoptada por el Ejecutivo “fue consistente con las recomendaciones de los principales organismos internacionales” y añadió que “si no se quería recortar una parte importante del Estado del Bienestar era necesario incrementar algún impuesto”, como se hizo con el IVA.

 

IMPACTO DE GRECIA

Salgado puso en valor que al inicio de 2010 la evolución de la actividad económica en España “iba en línea con las proyecciones”, dado que el Producto Interior Bruto (PIB) empezó a crecer y la prima de riesgo se situó por debajo de los 100 puntos básicos. En ese momento, estalló la crisis griega, según recordó.

Para la exministra, ese fue uno de los hitos que generó una “perniciosa relación” entre la deuda pública y la situación de las entidades financieras. En su opinión, la falta de credibilidad del programa de rescate a Grecia y las discrepancias extendieron la desconfianza hacia los países “considerados más débiles”, como Portugal, España e Irlanda.

Tras hacer un repaso de las medidas tomadas por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, Salgado ha explicado que “España consiguió que el aumento de la prima de riesgo fuera menor debido a que se aprobó la ambiciosa reforma de pensiones con el acuerdo de los agentes sociales”.

Para Salgado, la reforma del artículo 135 de la Constitución que se acometió en 2011 tuvo un coste en términos sociales “nulo” en comparación con las alternativas planteadas por las autoridades monetarias.

Salgado explicó que España sometió en 2011 a la práctica totalidad de su sistema financiero a los test de estrés de la EBA y los resultados indicaron que ningún banco necesitaba capital adicional.

No obstante, apuntó que la restricción crediticia y la financiación de las empresas se vieron agravadas por la publicación de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que requería aumentar en 200.000 millones de euros el capital de los bancos europeos y por la elevación de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) en dos ocasiones.

FuenteEuropa Press
Compartir