Publicidad

La empresa Ocide Construcción S.A ha empezado a ‘vestir’ y a aislar los edificios levantados en la segunda fase de construcción del campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVa).
Los trabajos de revestimiento de las fachadas exteriores y de las paredes de los patios se prolongarán durante el mes de enero con la previsión de terminarlos en febrero dejando entrever la imagen que lucirá todo el complejo universitario cuando, después de años de espera, esté completo.

El diseño de los materiales y los colores de los paneles exteriores se ha hecho en consonancia con los que ya muestra la zona de aulario en uso desde septiembre de 2012 para dar uniformidad a la imagen del campus, según señalan fuentes de la empresa que ejecuta los trabajos de construcción de la segunda fase. Estas mismas fuentes aseguran que en los trabajos de revestimiento están instalando sistemas para el aislamiento térmico por el exterior SATE y paneles de poliestireno expandido. En las zonas más expuestas al frío se están aplicando soluciones y materiales muy usados en el norte de Europa como aislamiento térmico por su idoneidad para esta aplicación y su aportación a la eficiencia energética de los edificios.

De forma paralela, la empresa Ocide lleva a cabo las particiones y divisiones interiores en los edificios levantados en la parte alta de la finca situada entre las calles Coronel Rexach y Caño Grande. Y a la vez que unos obreros levantan tabiques otros equipos se ocupan de instalar las conducciones de calefacción y climatización, fontanería, red eléctrica, contadores así como sistemas antiincendios y otros medios de protección y seguridad.

La previsión de Ocide es acabar todos los trabajos y entregar la obra en los primeros días del verano, “en junio o ya julio”, apuntan fuentes de la constructora. El vicerrector del campus María Zambrano, Juan José Garcillán, ha comentado de forma reiterada que dedicarán los meses de las vacaciones de verano a amueblar y equipar los nuevos edificios para que estén disponibles cuando comience el nuevo curso, en el mes de septiembre, y puedan ser estrenados cuando lleguen los estudiantes.

La Universidad de Valladolid adjudicó a Ocide los trabajos por importe de 9.606.894,28 euros, de los que un 70% aporta la Junta de Castilla y León y el 30% la institución universitaria.

La superficie útil del nuevo recinto rondará los 5.000 m2, y en él se acondicionarán laboratorios y zonas específicas para las distintas titulaciones que se imparten en el campus. Además se habilitarán despachos para los profesores, direcciones de los centros y de los distintos órganos de representación de la comunidad universitaria. Está previsto también disponer de aulas con una capacidad más adecuada a las actuales necesidades educativas, así como de espacios de uso compartido, entre los que sobresale un salón de actos con una capacidad próxima a las 400 plazas.