Imagen de uno de los renovados comedores de 'La Fundición'
Imagen de uno de los renovados comedores de 'La Fundición'
Publicidad

Tras casi seis meses de rehabilitación, ‘La Fundición’ reabre sus puertas esta tarde, a partir de las 20,30 horas. Durante este tiempo se ha procedido a redistribuir las zonas, aunque “respetando el edificio”, asegura su cocinero, Aníbal Herrero. “Se han rehabilitado las paredes y el arco, que estaban enterradas en cemento y cal”, detalla Herrero, que explica que “lo que todos clamaban, la barra original, la hemos recuperado y colocado en el zaguán de la entrada”.

Además, se han rescatado las vigas de madera originales y las paredes de ladrillo, y han levantado todo el suelo para recuperar las valdosas originales llegadas de la ‘Fuente de las ocho calles’ de los Jardines del Palacio Real.

Y es que esta infraestructura fue la fundición donde se trabajaba el plomo para crear las Reales Fuentes, un hospital y sala de autopsias, un almacén de Patrimonio Nacional (de ahí lo de las Fuentes), restaurantes y bar en su última etapa. Ahora vuelve a convertirse en restaurante, pero esta vez con una cocina que mezcla la tradición con la originalidad y los sabores del mundo. Su plato estrella, los canelones de bacalao con su pil pil y picarras (pimiento verde que no pica) encurtidas”. Otro de los platos que serán, previsiblemente, más demandados, será la tarrina de cochinillo con curry rojo y vinagreta de cominos.

Desde ahora cuenta con un par de comedores más la zona de barra y tiene una capacidad para dar de comer a 45 personas.

FuenteLorena Sanz
Compartir