Publicidad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajará a Roma el próximo 10 de enero para tomar parte de la Cumbre de los países del sur de Europa que se celebrará en la capital italiana. De está forma iniciará su agenda internacional en 2018, un año en el ya están en agenda una cumbre Francia-España-Portugal-Comisión Europea sobre interconexiones en Lisboa, la cumbre Iberoamericana en Guatemala y la del G-20 en Argentina.

El foro del próximo día 10 reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de España, Francia, Italia, Grecia, Portugal, Chipre y Malta, y dará continuidad a los encuentros de Madrid y Lisboa, en 2017, y de Atenas en 2016, después de que la última cita prevista para el mes de octubre en Nicosia, capital de Chipre, se cancelara al no poder asistir el presidente galo, Emmanuel Macron, ni el propio Rajoy.

Esta última cumbre coincidía con la crisis política en Cataluña tras la celebración del referéndum del 1 de octubre. Cataluña no solo ha mermado la actividad internacional del Gobierno en los últimos meses, sino que ha sido el asunto prioritario de la acción exterior en estos meses, han reconocido fuentes diplomáticas.

Apoyo de trump

Para 2018, Rajoy tiene ya en agenda un Consejo Europeo informal, el 23 de febrero, aparte de los cuatro Consejos ‘formales’ de marzo, junio, octubre y diciembre, una Cumbre europea con los países de los Balcanes que organiza la presidencia búlgara de la UE en Sofía (el 17 de mayo) y una cumbre de líderes de la OTAN los días 11 y 12 de julio en Bruselas.

Además, el propio presidente del Gobierno anunció recientemente durante una cita contra el cambio climático en París que en el primer semestre del año habría una cumbre Francia-España-Portugal-Comisión Europea en Lisboa, centrada en las interconexiones.

Para finales de año están previstas ya dos cumbres multilaterales, la Iberoamericana en Antigua (Guatemala) el 16 de noviembre y la del G20 en Buenos Aires el 30 de noviembre y el 1 de octubre. Además, este 2018 España se incorporará por un periodo de tres años al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Prueba de que Cataluña dominó la agenda exterior en los últimos meses de 2017 fue el hecho de que una frase de apoyo a la unidad de España por parte de Donald Trump fue el titular más significativo de la visita de Rajoy a la Casa Blanca a finales de septiembre. En aquellas fechas Rajoy canceló su asistencia a una cumbre informal europea sobre agenda digital y, poco después, se cayó de la cumbre de Nicosia.

Rajoy también había avanzado, en agosto, que España sería anfitriona de una cumbre Francia, Alemania, Italia y España con países del Sahel para hablar de inmigración, pero no se ha celebrado.

En 2017 el Gobierno celebró cumbres bilaterales con Francia, Portugal y Polonia, pero están pendientes las de Italia (con elecciones en marzo, la cita tendrá que esperar), Marruecos o Argelia.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir