Publicidad

Un niño que lleva el nombre de Mateo, con un peso de dos kilos y 120 gramos, se ha convertido esta tarde en el primer bebé nacido en 2018 en el Hospital General de Segovia.

El alumbramiento de Mateo se produjo a las 14.00 horas. De acuerdo con la información facilitada por el equipo médico que ha atendido el parto, madre e hijo se encuentran bien.

Mateo es el primer hijo de Virginia Martín Peromingo, de 29 años, y de Cristian Terleira Rincón, de 31 años, ‘Guty’, dos jóvenes segovianos que residen en Palazuelos de Eresma y que aseguran que el bebé ya les ha cambiado la vida. El pequeño permanece en las cabinas de neonatos y sus padres están ansiosos de ir a verle y no se cansan de mirar a su hijo. “Ha sido prematuro, porque le esperábamos para el 25 de enero, y tiene el peso muy justo, por eso está en la incubadora, pero nos han dicho que está muy sanito”, comenta Virginia Martín aun cansada del esfuerzo que ha hecho en los dos últimos días. Virginia Martín sintió molestias poco después de tomar las uvas y “rompió aguas” nada más estrenar el nuevo año. Lleva ingresada desde las ocho de la mañana del día 1 de enero y ha tenido a Mateo a primera hora de la tarde del día 2.

Compartir