Jamenei atribuye a los “enemigos de Irán” las últimas protestas

Al menos una veintena de muertos y cerca de 450 detenidos desde el pasado jueves

La crisis abierta en Irán desde el jueves se agravó el lunes con nuevas manifestaciones que han acabado con la vida de nueve personas más, entre las que se encuentra un policía y niño de 11 años, elevando la cifra a más de una veintena de fallecidos y cerca de 450 detenidos desde el sábado. El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, atribuyó las protestas a los “enemigos de Irán”, aunque desde Israel han negado estar alentándolas, pese a desear “éxito al pueblo iraní en su noble búsqueda de la verdad”.

Por su parte, el Gobierno de Irán dijo ayer que ha restablecido la calma y el orden en buena parte de las ciudades del país que han registrado en los últimos días manifestaciones antigubernamentales ocasionando daños materiales y víctimas mortales. El viceministro del Interior, Mohamad Hosein Zolfaqari, indicó que “en la mayor parte del país, la situación ha vuelto a la normalidad y con la cooperación de los ciudadanos y los esfuerzos de las fuerzas de seguridad, el resto de inestabilidad en algunas regiones pronto acabará”, según informó la agencia de noticias Mehr.

Por su parte, Jamenei, dijo que “en los últimos días, los enemigos de Irán se han aliado y usado los varios medios que poseen, incluido dinero, armas, política y servicios de Inteligencia, para generar problemas en la República Islámica”, denunció el líder iraní en su primera reacción tras los últimos acontecimientos en el país.

“El enemigo siempre está buscando una oportunidad y cualquier fisura para infiltrarser y golpear a la nación iraní”, añadió, en un mensaje durante un acto público y que ha publicado en su cuenta de Twitter.

Así las cosas, Jamenei adelantó que hablará a la nación “cuando sea el momento adecuado” ya que tiene “algo que decir sobre estos acontecimientos”. El líder supremo resaltó que “lo que impide a los enemigos ejercer sus atrocidades es el espíritu de valor, sacrificio y fe” dentro del país.

Los iraníes, prosiguió, siempre estarán en deuda “con los mártires, que dejaron atrás sus casas y familias para plantar cara a los malvados enemigos apoyados los occidentales, los orientales así como los reaccionarios en la región”, subrayando que si en su momento el presidente iraquí, Sadam Husein, hubiera conseguido entrar en Irán “la situación sería peor que la actual en Libia o Siria”.

La televisión estatal informó el lunes de al menos diez muertos solo el domingo, pero la cifra podría ser superior. Asimismo, durante la jornada del lunes murió un policía por disparos durante una manifestación en la localidad de Nayafabad, según confirmó un portavoz de la Policía.

Detenciones

Al menos 450 personas fueron detenidas desde el sábado en Teherán, donde el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, el hoyatoleslam Musa Qazanfarabadi, advirtió a quienes insisten en participar en la violencia de que el castigo será cada vez más duro a partir del tercer día de disturbios.

“Doscientas personas fueron detenidas el sábado, 150 personas el domingo y unas 100 personas el lunes”, ha indicado el vicegobernador de la provincia de Teherán, Alí Asghar Naserbakht, citado por la agencia de noticias semioficial ILNA.

El dato se conoce después de que el Gobierno asegurara el lunes que se había detenido a un número indeterminado de personas que estarían detrás de los disturbios registrados en algunas de las manifestaciones de los últimos días en el país, agregando que “hay esfuerzos en marcha para arrestar a otros tan pronto como sea posible”.

En su comunicado, el Ministerio de Inteligencia apuntó que “algunas de las manifestaciones pacíficas celebradas para expresar demandas derivaron en violencia debido a la presencia de elementos sospechosos y agresivos”.

Compartir