Publicidad

El ministro de Economía, Luis de Guindos, calculó que la crisis de Cataluña ha costado “unos 1.000 millones de euros”. “Si ha costado, por ejemplo, una desaceleración de cuatro o cinco décimas, el PIB de Cataluña son 200.000 millones de euros, aplique el 0,4-0,5 y eso lo que supone es que ha podido costar perfectamente ya unos 1.000 millones de euros”, indicó De Guindos en una entrevista en la Cadena Ser.

Así, recordó que en Cataluña, el cuarto trimestre del año pasado estuvo “castigado por el tema del planteamiento independentista”, provocando una “desaceleración” del crecimiento económico de Cataluña. “Nos hemos ido al 0,4-0,5 en el cuarto trimestre este año y es una desaceleración muy importante. Eso en un trimestre, lo que pone de manifiesto la enorme incertidumbre e inquietud y desconfianza que generó las decisiones del anterior gobierno a la Generalitat”, apuntó.

En esta línea, De Guindos se mostró convencido de que “la vía unilateral se ha puesto de manifiesto que no va a ningún sitio” como consecuencia de “la ilegalidad, la irracionalidad económica, como consecuencia también de que tiene en contra a toda Europa y a la comunidad internacional”.

Por ello, espera que el nuevo Gobierno que salga del Parlamento en las próximas semanas “sea consciente de los costes que está teniendo esta política y lógicamente abandone ese planteamiento y la vía unilateral quede aparcada definitivamente”.

“El nuevo Gobierno catalán tiene que ser consciente de los costes que trae esta política”

“Las políticas que lleva a cabo el gobierno anterior de la Generalitat y espero que como decía anteriormente, que se modifique, y que estas cuatro o cinco décimas, que es aproximadamente 1.000 millones de euros que perdimos, lo recuperemos en términos de empleo exactamente lo mismo, porque Cataluña estaba creciendo por encima de la media España, era uno de los motores fundamentales de la evolución económica de la recuperación española. Y sin embargo en el cuarto trimestre se ha convertido en un lastre”, agregó.

Preguntado por si le consta que algunas de las principales agencias de calificación de riesgos llegase a plantear a algún miembro del Gobierno que España se estaba precipitando hacia una guerra civil, De Guindos lo ha negado y apuntó a una situación de “desinformación” y de “cierta alarma” después del referéndum del 1 de octubre que después se “recondujo”.

Malos resultados

Sobre los malos resultados del PP en las elecciones catalanas del 21 de diciembre, los achacó al “voto útil”, defendió al candidato del PP y pidió que no se generalice estos resultados. Además, indicó que la negociación política “siempre ha estado abierta, pero con unos límites claros que son los límites de la legalidad”.

Además, confió en que “habrá presupuestos” en 2018 porque “existe una voluntad a priori de negociación”. “Estuvo condicionada por lo que ha ocurrido en Cataluña, pero una vez que haya nuevo Gobierno en Cataluña yo estoy convencido que el Partido Nacionalista Vasco estará dispuesto porque interesa a todos”, precisó De Guindos, para añadir que cree que existen “los mimbres para hacer el texto de los presupuestos”.

En cuanto al paro juvenil, el ministro reconoció que es “extremadamente cruel” aunque se ha mostrado seguro de que “va a continuar cayendo de forma muy intensa en los próximos meses”. En este sentido, calcula que en 2018 se crearán alrededor de medio millón de puestos de trabajo en términos de Encuesta de Población Activa. En cualquier caso, apuntó que se está observando una “normalización de la evolución salarial”. “El año 2018, estoy convencido de que va a ser el cuarto año de recuperación intensa, es decir, en torno al tres por ciento y, por lo tanto, eso se tendrá que recoger en la negociación salarial”.

Compartir