Publicidad

El cámping ‘El Cantosal’ de Coca se pone en marcha de nuevo, después de que la Comunidad de Villa y Tierra de Coca haya adjudicado su gestión para un periodo de cinco años. El pasado 15 de diciembre se reunía la mesa de contratación para la concesión del uso de ‘El Cantosal’, una superficie de 7.406 metros cuadrados, presidida por el presidente de la Comunidad, Andrés Catalina, y admitía la única oferta presentada al segundo concurso, a cargo de Berta Herranz Carrión. La semana pasada volvía a celebrarse la mesa de contratación del cámping para estudiar la oferta económica de la única propuesta, que se elevaba a 1.055 euros de canon por año, siendo definitivamente adjudicada la gestión de ‘El Cantosal’ a Berta Herranz Carrión.

Como se recordará, la Comunidad de Villa y Tierra de Coca sacó a concurso de nuevo la gestión del cámping ‘El Cantosal’ para un periodo de cinco años, por un canon anual que oscila entre los 1.000 y los 2.000 euros. Así, según se establecía en las bases del concurso, el canon del primer año será de 1.000 euros; el segundo y el tercero la adjudicataria abonará 1.500 euros al año; y el cuarto y el quinto, 2.000 euros cada año.

Las condiciones también fijaban en 3.000 euros ese canon anual, en el caso de que el contrato de gestión se alargara otro quinquenio.

Discrepancias entre la anterior adjudicataria y la Comunidad de Villa y Tierra de Coca por el desarrollo de unas obras de mejora del cámping, provocaron la despedida de los últimos gestores. Los anteriores adjudicatarios explicaban a través de las redes sociales que “el impacto paisajístico de una obra a medias —que comenzó en 2015— con sus escombros, andamios, ladrillos y ni tan siquiera las paredes exteriores terminadas, por mucho que se niegue, es incuestionable aún sin necesidad de ver la obra en cuestión”, y añadían que “no tener información sobre plazos de ejecución y finalización, hace el trabajo de planificación y promoción imposible, siendo la base del funcionamiento de este tipo de negocios enfocados al turismo”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, Andrés Catalina, señalaba que en junio de 2015, cuando la nueva corporación tomó posesión del cargo se encontró con unas obras iniciales en el cámping “de forma precipitada y sin criterio de viabilidad y rentabilidad”. Contaban con un presupuesto de 74.000 euros, de los que la anterior corporación aprobó destinar 15.200 el Cerebosma, el centro de resinas de Coca.

En junio de 2016, ya con Catalina de presidente, se ejecutó la obra “con los materiales que nos encontramos en 2015 tirados en el pinar, por un valor superior a los 14.000 euros”. Poco después se les informó de que la obra no seguía el mismo proyecto presentado en la Junta, por lo que hubo de efectuarse una modificación para que la Junta autorizara la continuación de las obras.

Compartir