Publicidad

El alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, aseguró que le produce “vergüenza ajena” ver a exministros de su partido “metidos de hoz y de coz en el lobby de la gestión privada” de servicios como el agua, después de que los exmiembros del Gobierno de España durante la última etapa socialista Valeriano Gómez y Francisco Caamaño hayan participado en los últimos meses en jornadas a favor de la gestión público-privada.

Así lo expresó el regidor vallisoletano en una entrevista concedida a los medios en la que apuntó que, “desde el punto de vista político, de idea de gestión e ideológico”, el “gran logro” de sus dos años y medios de mandato ha sido la remunicipalización de la gestión del ciclo del agua que se llevó a cabo el pasado 1 de julio con la puesta en funcionamiento de la entidad pública empresarial local Aquavall.

El primer edil defendió que, además de que este cambio en la gestión significa el inicio de “una década importante de renovación de la red de abastecimiento”, sienta “un principio básico de gestión desde lo público”.

A este respecto, reconoció que le “mosquea” y que particularmente le produce “vergüenza ajena” ver a exministros del PSOE como Valeriano Gómez y Francisco Caamaño “metidos de hoz y coz en el lobby de la gestión privada”. Caamaño y Gómez, que formaron parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, participaron este año, respectivamente, en la presentación del libro ‘Servicios públicos e ideología. El interés general en juego’ y en la jornada organizada por el Foro Económico del Agua en Valladolid, en las que se apostaba por la gestión público-privada de este servicio.

El portavoz socialista reclamó “un mínimo de respeto por lo que uno ha sido, antes de dar determinados pasos” y pidió “un poco de pudor a la hora de decir ciertas cosas y de hablar de ideología”, antes de mostrar sus dudas sobre las denominadas “puertas giratorias”. Puente subrayó que a él le pagan los ciudadanos de Valladolid y que trabaja “para ellos”, mientras que considera que Caamaño y Gómez “se deben a quien les paga”, si bien recalcó la “diferencia” entre los “intereses privados” que cree que defienden los exministros de un gobierno socialista, lo que considera “preocupante”, con la defensa de los intereses de la ciudadanía de Valladolid.

El regidor y portavoz de la Ejecutiva federal se pronunció también sobre este nuevo cargo que ha estrenado el pasado mes de junio y el cual considera que los ciudadanos de Valladolid “valoran” pues el hecho de que “el alcalde de la ciudad haya cobrado cierta relevancia nacional también le da visibilidad a Valladolid”.

Dudas

Sin embargo, reconoció que nota que “a algunos les genera dudas” sobre sus intenciones reales, pues le preguntan si realmente quiere ser ministro. “El tiempo pondrá las cosas en su sitio, pero no me cansaré de decir que estoy en la Portavocía del PSOE para ayudar al partido y al proyecto, pero no tengo ambición nacional”, ha reiterado, aunque ha lamentado que tiene que “desmentir constantemente” esas ambiciones.

Puente subrayó que su objetivo es ser alcalde de Valladolid y “seguir si los ciudadanos le apoyan” en las Elecciones Municipales de 2019. “Yo tengo claro dónde voy a seguir y si esto me ayuda, estupendo, pero si veo que no va bien para el objetivo que tengo, que es continuar en la Alcaldía, daré un paso al lado”, dijo Puente. El portavoz de la Ejecutiva incidió en que, aunque “hay quien piensa” que su apoyo al actual secretario general socialista responde a estrategia política, lo hizo por su “convicción”, que le decía que “era la opción mas favorable para el futuro del partido” y ha afirmado que si hubiera salido “mal” habría asumido las consecuencias.

De hecho, enfatizó que siempre trabajará de acuerdo con sus convicciones, como asegura que lo hizo cuando estuvo ocho años en la oposición municipal “pasándolo muy mal”, reconoció el actual alcalde de Valladolid.

En definitiva, definió el año 2017 como “vibrante” en lo personal, debido a ese apoyo a la candidatura de Pedro Sánchez en las Primarias del PSOE, ya que finalmente lograron sacar adelante “situación que estaba muy complicada”, lo que ha permitido “darle estabilidad y un trabajo de futuro” al partido. Con respecto a sus socios de gobierno aseveró que este equipo “rompe moldes y rompe con la historia”.

Compartir