Publicidad

Cientos de personas salieron a las calles de las principales ciudades de Irán para participar en marchas a favor y en contra de las autoridades, dentro de un clima de profunda tensión germinada en las últimas 48 horas, testigo de algunas de las expresiones de descontento más rotundas de los últimos años contra las autoridades.

Las protestas antigubernamentales comenzaron como una señal de repulsa al aumento de los precios en el país y han tomado un cariz cada vez más político. Más de medio centenar de personas han sido detenidas por choques contra la Policía en la capital, Teherán, y Mashhad, la segunda ciudad más grande del país.

Ayer las protestas se volvieron a repetir y uno de los epicentros fue de nuevo Teherán, donde entre 70 (según la agencia semioficial iraní Fars) y 200 personas (según el enviado especial de ‘The Guardian’) se concentraron a las puertas de la universidad al grito de “Muerte al dictador”, en referencia al gran ayatolá Alí Jamenei.

Al mismo tiempo, miles de personas también salieron a la calle para participar en la marcha convocada en 1.200 ciudades de todo el país para conmemorar el fin de las violentísimas protestas de 2009 —tras la reelección del entonces presidente Mahmud Ahmadineyad, en una votación que según sus críticos reformistas fue manipulada a favor del dirigente conservador— y como muestra de apoyo al Gobierno.

Ahmadineyad niega estar tras las protestas

El propio Ahmadineyad negó que él o sus simpatizantes hayan incitado las protestas. “Cualquier caos y destrucción que esté ocurriendo no tiene nada que ver con nosotros”, hizo saber Ahmadineyad a través de su cuenta de Twitter, y en respuesta a las acusaciones vertidas desde sectores reformistas, próximos al presidente actual, Hasan Rohani.

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado enérgicamente la detención de manifestantes y ha instado a “todas las naciones a apoyar públicamente al pueblo iraní y sus demandas de derechos básicos y el fin de la corrupción”, según aseguró el Departamento de Estado norteamericano en un comunicado.

Posteriormente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió a las autoridades de que “el mundo está observando” el desarrollo de las protestas.

“Llegan muchas informaciones de protestas pacíficas de los ciudadanos iraníes hartos de corrupción del régimen y su despilfarro de la riqueza del país para financiar el terrorismo en el extranjero. El Gobierno iraní debe respetar los derechos de los pueblos, incluyendo el derecho a expresarse. ¡El mundo está observando!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir