Publicidad

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, culpó a la “inestabilidad” registrada en Cataluña de “ralentizar” temas de Estado relevantes para la Comunidad como la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica, un acuerdo que ha confiado en cerrar en el año que ahora empieza.

Marcos aprovechó su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno para hacer balance de los hechos más relevantes del año en la Comunidad, un ejercicio que ha calificado de “complicado”, ya que “el desafío secesionista ha marcado un año difícil para la democracia española”.

De este modo, la también consejera de Agricultura y Ganadería ha confiado en que 2018, tras el “escenario turbulento”, se logre una financiación “suficiente y estable” que permita ofrecer “los mejores servicios”. “Lograr que el diálogo social y político sigan siendo las señas de identidad de Castilla y León y poder mantener ese clima de estabilidad en el que ya estamos trabajando”, reseñó como deseo para el próximo año.

No obstante, Marcos consideró “preocupante” el resultado de las elecciones en Cataluña, aunque ha pedido que se espere para ver la evolución de la negociación sobre financiación que se desarrolla en el grupo técnico creado en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda y Función Pública convocó ayer una reunión del Comité Técnico Permanente de Evaluación (CTPE) del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para analizar las propuestas remitidas por las comunidades autónomas para el nuevo sistema de financiación autonómica y sus alegaciones al informe de los expertos.

Todas las regiones, salvo Cataluña, entregaron en plazo sus propuestas y alegaciones a las realizadas a finales de julio por los comités de expertos sobre la reforma de la financiación autonómica y la local. Los ‘sabios’ sobre financiación regional propusieron, entre otras medidas, un ‘IVA colegiado’ para que las comunidades autónomas puedan subir o bajar dicho impuesto conjuntamente, mayor capacidad para fijar los copagos, y la armonización del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. La consejera repasó un año en el que se ha registrado un descenso de paro del 14.330 personas, más de un 8 por ciento con una evolución mejor que la media de España, a lo que ha sumado un crecimiento del PIB del 2,3 por ciento en el último trimestre.

resumen del año

Para la portavoz el año que ahora concluye también ha sido complicado desde el punto de vista administrativo, un aspecto en el que ha recordado la prórroga presupuestaria e “importantes conflictos” como el energético o la sequía.

No obstante reseñó que ha sido una adverso para el sector primario al declararse año excepcional agrarios con una sequía que ha provocado importante pérdidas en el sector. A esto a sumado que ha sido una año “muy negativo” en materia de energía en la que la sequía “ha hundido” la producción hidroeléctrica con el anuncio del cierre definitivo de la central de Garoña y el anuncio del cierre de la central de Velilla.

En materia sanitaria la consejera ha destacado la puntuación del 6,91, un punto al que ha añadido las inversiones sanitaria y la renovación tecnológica en los hospitales, una “modernización” que también se ha dado en materia educativa, como manifestó.

“Ha sido un año positivo en el que en Castilla y León hemos sabido garantizar la estabilidad política, seguir creando empleo y contar con unos servicios públicos valorados por organismos externos entre los mejores de España”, concluyó.

FuenteEuropa Press
Compartir