Publicidad

“Lo que hemos hecho, en lugar de quedarnos de brazos cruzados, es hacer lo que podemos”. Con estas palabras explica la alcaldesa, Clara Luquero, la “modesta” intervención —en torno a 37.000 euros en total— ejecutada en la plaza de la Artillería, la plaza oriental del Acueducto, consistente básicamente en el traslado de los bolardos de granito para ganar espacio para el peatón en el entorno del monumento.

La regidora, acompañada por cuatro de los concejales de su equipo de Gobierno, los de Obras, Tráfico y Transportes, Patrimonio Histórico y Turismo y Cultura, visitó ayer esta zona una vez libre ya de elementos de obra. Luquero asegura que está muy contenta porque “con una acción tan sencilla, de sentido común, hayamos podido alejar los vehículos de nuestro monumento y podamos ahora cuidarlo mejor”.

Emocionada con el resultado, la alcaldesa añade que “casi me he quedado sin palabras porque me he pasado todo el tiempo mirando desde la calle San Juan todo limpio y sin coches, me parece que hemos ganado mucho y lo segovianos tenemos que ir avanzando en ese mimo al icono que nos identifica”.

Advertencia a los conductores

Como principal autoridad del municipio, además de pedir paciencia a los segovianos, comenta que tiene que descartarse desde ya la costumbre de detener los vehículos en la zona de la plaza más próxima al Acueducto para coger o dejara alguien.

“Vamos a tener que acostumbrarnos todos a hacer esa parada puntual al otro lado de la plaza, en el primer tramo de Vía Roma. Ahí la Policía Local será flexible para que dejemos a nuestros hijos adolescentes, por ejemplo, o para que alguien suba al vehículo en un momento”, apunta Luquero.

“Vamos a tener que acostumbrarnos todos a hacer esa parada puntual al otro lado de la plaza”

La distribución del tráfico en la rotonda de la plaza de la Artillería no deja espacio para que pare, aunque sea poco tiempo, cualquier vehículo. “Es un esfuerzo mínimo y lo que conseguimos a cambio es este respeto en el entorno del monumento”, insiste la alcaldesa.

Ante las manifestaciones de algunos taxistas, que consideran que la nueva parada está “lejos”, reitera que se mantuvieron dos reuniones con la Asociación de Radiotaxi de Segovia “y no mostraron inconvenientes, han estado totalmente colaboradores, cuestión que yo les agradezco profundamente pero es que, además, están en la misma plaza de la Artillería, no creo que ningún cliente se quede sin ver a un simple golpe de mirada dónde hay un taxi, porque están al ladito”.

La actuación ha finalizado antes del inicio de la campaña navideña y los bolardos se han adelantado hasta los 24 metros en su zona más ancha, formando una nueva plaza de 1.950 metros, 1000 metros más que con la situación anterior.

Además se han delimitado con señales horizontales dos carriles, uno para uso exclusivo de autobuses urbanos.

Compartir