Publicidad

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, recordó ayer que Medora, la aplicación informática que utilizan los profesionales sanitarios, lleva doce años en funcionamiento en los que se han realizado “grandes mejoras” y achacó las caídas del sistema a problemas de carácter técnico sin nada que ver con lo sanitario.

De este modo se pronunció la portavoz de la Junta ante las quejas de los grupos en la oposición como es el caso del PSOE, que presentó una propuesta de resolución que prevé la realización de una auditoría externa e independiente sobre el funcionamiento y la operatividad del sistema Medora en el plazo máximo de dos meses.

“El PSOE hace un mundo de cualquier cosa”, ironizó Marcos, quien aseguró que el sistema Medora está funcionando “con normalidad” para insistir en que el problema técnico de la semana pasada tuvo su origen precisamente en un cambio del servidor por parte de las “grandes empresas” que prestan este servicio con el objetivo de ofrecer un sistema “más rápido y moderno” y agilizar y facilitar el trabajo a los profesionales y a los usuarios de la sanidad pública de Castilla y León.

“De ahí el inconveniente”, reiteró la portavoz, para quien “no se puede menoscabar” todo un sistema por “ciertos problemas” técnicos “y no de otro calado” que, según reconoció también, no son del gusto de nadie, principalmente de la Junta de Castilla y León que, según aclaró, es la primera interesada en que todo funcione correctamente.

Un cambio de servidor provocó varias caídas del sistema Medora en días pasados

Según explicó la portavoz, cada vez que hay un problema “se analiza a fondo” por parte de la Junta de Castilla y León como está haciendo ya el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, desde el interés del Gobierno autonómico para evitar que las mejoras provoquen problemas.

“Lo analizará la propia Consejería”, reiteró en referencia a los “controles permanentes” sobre el sistema. “Es un problema puntual y técnico y como tal se resuelve desde lo técnico”, sentenció Marcos, quien defendió también que el actual contrato gestionado por “grandes empresas” tiene “poco que ver” con el que se puso en marcha en 2004 que se sacó como una licitación pública. “En la Administración las cosas funcionan así”, concluyó al respecto.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir